La ciudad

Piden ampliar subrogancia de un camarista jubilado

Malestar en la Justicia Federal porque un magistrado al que se le aceptó la renuncia, cobra la jubilación y sigue en el cargo.

Miércoles 08 de Noviembre de 2017

La subrogancia como camarista de un magistrado al que se le aceptó la renuncia, que cobra la jubilación y sigue en el cargo, disparó una feroz polémica puertas adentro del fuero federal en Rosario. Edgardo Bello cumplió 45 años en la Justicia, 22 en la Cámara Federal y su permanencia dispara varios pedidos para que se acelere el llamado a concurso para cubrir la vacante.

Bello presentó la renuncia el 5 de octubre del año pasado y el Consejo de la Magistratura se la aceptó.

Sin embargo, y ante la caducidad de la subrogancia que vence este próximo 30, la propia Cámara Federal de Apelaciones de Rosario solicitó por estos días una extensión de la misma.

Lo hace para un juez que cobra la jubilación y un plus del 30 por ciento por seguir en actividad. Lo curioso es que en la propia acordada 241 de este año los camaristas acompañan la firma del propio beneficiado en la prórroga.

Entre los argumentos, el pedido elevado por segundo año ininterrumpido al Consejo de la Magistratura lleva la firma del propio Bello junto a los jueces Guillermo Toledo, Fernando Barbará, Elida Vidal, Jorge Gallino y Raquel Bolzico. Los jueces afirman que el magistrado en cuestión "se encuentra en las mejores condiciones para subrogar, dada la vasta experiencia y conocimiento de la función".

Desde los pasillos del fuero federal y admitiendo que el pedido es legal, algunos consideran que la decisión de avanzar con una nueva prórroga choca con quienes afirman que existe jurisprudencia por la que el hecho de sostener a un juez ya jubilado no debería ser la prioridad a la hora de cubrir la vacante.

Un dato que irritó a varios fue la firma estampada en el pedido "hacia sí mismo", lo que de aprobarse, lo habilita a un cobro extra en su función y a evitar cualquier jury de enjuiciamiento, ya que en su condición de jubilado, no podría ser sometido a juicio político ni a perder este privilegio.

Un reconocido abogado con conocimiento en el fuero recordó que Bello es el único o uno de los pocos que llegó al cargo sin concurso previo. Su designación se realizó por pliego enviado desde el Ejecutivo Nacional, con acuerdo del Senado. Tal era el procedimiento vigente por aquel entonces.

En la actualidad, los nombramientos se realizan en base a procedimientos de los cuáles participan el Consejo de la Magistratura, el Congreso Nacional y el Ejecutivo.

"Hoy está vigente la norma constitucional que instituye los concursos públicos y se estaría instituyendo una manera oblicua de llegar a un cargo. Es un atajo, que deja abierta la ventana para pensar en una posible impugnación a su accionar en esta condición", deslizó un jurisconsulto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario