La ciudad

Permanente

hábitat. Insisten en que las viviendas adjudicadas no pueden ser vendidas ni alquiladas.

Sábado 24 de Marzo de 2018

El Museo de la Memoria reabrió el miércoles pasado, luego de trabajos de mantenimiento del edificio pero también de actualización de su muestra permanente. Expuesta en la terraza y planta baja de Moreno y Córdoba, mantiene alguna de las obras en exposición desde 2010, renovó otras e incorporó nuevos dispositivos.

   "El Museo de la Memoria de Rosario, protagonista de la cultura pública, reabre sus puertas a todo público con su muestra permanente actualizada en el intento de iluminar nuevas zonas oscuras que han surgido en nuestro país. Cada uno de nuestros visitantes podrá sentirse interpelado ante la imágenes y textos expuestos que desde la política, la ética y la estética pretendemos se incorporen a su memoria", señala la directora del organismo, Viviana Nardoni.

   Quizá por esa necesidad de iluminar "nuevas zonas oscuras que han surgido en nuestro país", lo que más impacta al ingresar al museo es un mural, realizado por Javier Armentano, bajo el título Justicia perseguirás. La obra, sin dudas, refiere a la lucha por la verdad y la justicia. Junto al mural, tres pantallas reproducen una videoinstalción de Pablo Romano.

   En el hall de ingreso se mantienen Mémora, la obra de Dante Taparelli, pero con otra ubicación; al igual que Entre nosotros, de Graciela Sacco; Ronda, la eterna paciencia, de Daniel García, que evoca las marchas de las Madres de Plaza de Mayo, y Ausencias, de Gustavo Germano.

   A este conjunto, se suma Errores, crímenes, calamidades, un ensayo audiovisual sobre la historia política argentina del siglo XX. "Comienza en el 76 pero hace un rulo al primer golpe de Estado, en 1930, al gobierno de Yrigoyen. Muestra distintos momento políticos, los golpes de Estado pero también la reacción de la sociedad, está el Rosariazo, Cordobazo, está lo que pasa en Latinoamérica. Es una producción nueva, con guión del museo y dirigida por Francisco Mattiozi", explica Jesica Di Monte, coordinadora general del museo. Este nuevo dispositivo, al igual que otros, posee sensores que activan las obras ante la cercanía de los visitantes.

   También se actualizó la sala denominada Reconstrucciones, la instalación que permite visualizar el entramado de centros clandestinos en el país, y hace foco en los desplegados en Rosario y Gran Rosario. Los nombres de los desaparecidos y desaparecidas se proyectan en esta sala, sus ocupaciones, historias de vida.

   Evidencias, de Norberto Puzzolo, sobre el trabajo de Abuelas y la restitución de identidad a los nietos, continúa en exposición al igual que la obra de León Ferrari, Berimbau, y los Pilares de la Memoria (ambos en la terraza del museo) y Lectores, de Lucrecia Moras y Federico Fernández Salaffia. Y en ese sector de la planta baja, al levantar la mirada se puede ver otra incorporación, Malvinas, una fotografía de gran tamaño de Gerrardo Dell'Oro.

   "La idea que teníamos, y sobre la cual empezamos a trabajar hace dos años, era actualizar la exposición pero también ampliarla, queríamos contar más", dice la coordinadora general del museo.

Árboles y música

Como cada 24 de marzo, y ante el 42º aniversario del último golpe de Estado cívico militar, hoy, a las 10.30, se realizará la tradicional ceremonia de plantación de árboles en el Bosque de la Memoria, ubicado en el Parque Scalabrini Ortíz.

   El bosque es un homenaje a los desaparecidos y asesinados durante los años de la última dictadura cívico-militar.

   Los más de 400 árboles allí plantados son un testimonio del compromiso de las jóvenes generaciones con la libertad, justicia y democracia.

   Luego, la Orquesta de Cámara de Cuerdas Municipal junto a Juan Falú y músicos invitados presentan Cantata Fraterna, una emblemática obra testimonial de los años 70 que compuso el reconocido guitarrista tucumano, junto al poeta Pepe Núñez.

   Participarán de la propuesta Liliana Herrero, Rubén Lobo, Lucho Hoyos, Marcelo Chiodi y Carolina Cajal.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario