La ciudad

Perdieron todo en un incendio y no tienen donde vivir

Vecinos y conocidos les donaron muebles, algunos electrodomésticos, camas y ropa, pero no consiguen un techo que los albergue

Lunes 16 de Agosto de 2021

David Cristoforato y Eliana tienen tres hijos. Vivían en una casita en barrio Cristalería y una noche perdieron todo. Por un caloventor se incendió la casa y agradecen seguir con vida, sin embargo no tienen donde vivir. Recibieron incontables donaciones de vecinos y amigos, pero la Municipalidad no les facilitó ni si quiera un alquiler temporario.

El jueves 15 de julio, en Alberini al 3100, antes de las 8 de la mañana, un cable al parecer de un caloventor, se prendió fuego y las llamas alcanzaron los peluches que estaban cerca. David y Eliana se despertaron confundidos en medio de una nube de humo. Cuando reaccionaron el fuego ya había alcanzado un sillón, y en un segundo el fuego alcanzó hasta el techo.

David trabajaba en su casa, hacía dos años se había abierto un emprendimiento de imprenta y tenía cuatro máquinas para su pequeña empresa. El fuego lo destruyó todo. Y lo que quedó corre peligro de derrumbe, según le aseguraron los bomberos que acudieron a socorrerlos.

En el mismo terreno, un poco más adelante, vive la abuela de David, de 84 años. Las llamas llegaron hasta su puerta pero no le hicieron ningún daño.

“Mi hijo con mi nuera y mis nietos (una nena de 9 años, otro de 5 y de 3) ahora están en una piecita que les prestó una amiga, pero no saben cuánto más podrán quedarse allí. Ya iniciaron los trámites de la Municipalidad para conseguir al menos un alquiler en algún lado, pero todo es lento y muy engorroso”, dijo desesperada Sonia Porreca.

Mientras tanto, la solidaridad explotó en el barrio y con los conocidos. Durante estas semanas no pararon de llegar donativos: muebles, camas, una cocina, heladera, televisor, frazadas y mucha ropa para todos los tamaños. Sin embargo, el problema más grave todavía no está resuelto.

Algo que nos conmovió mucho es que tanto mi hijo como su esposa quieren ser fuertes, pero los chicos se empezaron a dar cuenta que ya no tienen más sus cosas. La más chiquita buscaba su muñeca y no podía entender que ya no estaba más. A su vez, la de 9 años tuvo un ataque de nervios porque quería volver a su casa”, contó la abuela.

El matrimonio Cristoforato llevaba 18 años construyendo esa casa en un terreno de la familia, pero de un momento a otro se quedaron sin nada. Agradecen la solidaridad y esperan una respuesta de la Municipalidad.

Para ayudar

Vale recordar que esa familia utiliza como teléfono para donaciones el número 341 5 045081.

Mientras tanto, desde 2017, contaron que ya están anotados para la entrega de las viviendas que inició la provincia, algo que nunca sucedió.

“Estoy desesperado, tengo una familia y no tengo donde vivir”, expresó muy angustiado Cristoforato, quien continúa pidiendo enfáticamente ayuda a las autoridades municipales y provinciales después de haber sufrido ese terrible incendio en su casa de calle Albertini.

“Perdimos todo lo que teníamos. La vivienda no sirve más. Hay que demoler para hacer una nueva, eso me dijeron los peritos de seguridad. La desesperación es muy grande, día tras día, porque no tenemos un lugar para vivir con mis tres hijos y esposa. Ahora estoy yendo de casa en casa para poder salir de este momento tan complicado”, destacó David sin encontrar consuelo.

Y agregó: “Necesitamos de las autoridades del municipio para que conozcan nuestra situación. Estoy anotado desde el año 2017 para una vivienda y nunca nos llamaron”, confió.

Sobre el incidente, precisó: “Gracias a Dios lo puedo contar. Me desperté justo a tiempo y ahí todo fue desesperación. Con mi esposa pudimos sacar a mi abuela y a algunos de mis hijos. En ese momento, no encontraba al nene y la locura fue total. Por suerte, la criatura estaba asustada y en un rincón de la pieza. Fueron momentos horribles”.

Ahora la familia espera la ayuda necesaria. “Queremos que nos den una mano. La ayuda de los vecinos y gente fue impresionante, pero necesitamos un lugar para vivir”, afirmó Cristoforato.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario