La ciudad

Para viajar rumbo a Córdoba, con todas las "luces encendidas"

Domingo 13 de Enero de 2008

El momento esperado del año. Con el ánimo cansado por el trajín laboral igual hay que estar atento. Emprender las vacaciones por las rutas argentinas resulta una misión riesgosa y tener a mano una serie de sugerencias no viene mal para llegar sin estrés a destino. El trayecto que une Rosario con la capital cordobesa fue analizado palmo a palmo por la organización Cesvi Argentina, dedicada a la accidentología, mientras los funcionarios prometen una pronta finalización de la autopista en los 400 kilómetros de trayecto hacia Córdoba.
  Partir desde Rosario contempla dos posibilidades para emprender el tramo necesario para arribar a la capital mediterránea. Una opción es llegar hasta la ruta A012 (ubicada a la altura del kilómetro 278); el segundo camino es el más transitado y comienza desde la ruta A008 (avenida de Circunvalación) hasta empalmar con la continuidad de Pellegrini hacia la parte de la autopista que llega hasta Carcarañá.
  “Si bien la salida está señalizada, los carteles no son muy grandes, por lo que a la altura del kilómetro 11 hay que estar atento para no pasarse”, advierte el informe de Cesvi para agregar: “Los 38 kilómetros que tiene de extensión la autopista Rosario-Carcarañá mantienen la configuración de ruta. Poseen cruces a distinto nivel, las salidas se encuentran bien señaladas e iluminadas, pero encontramos que la velocidad máxima es de 130 kilómetros por hora y no hay banquinas asfaltadas. Esto es contraproducente, ya que a alta velocidad el ingreso a la banquina podría ocasionar la pérdida de control y el despiste”. Un dato que se confirma con la peligrosa cantidad de accidentes fatales, cruces clandestinos y giros en U que se encuentran en este trayecto.
  Cabe destacar que la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) informó esta semana que las concesionarias del proyecto ejecutivo de la autopista entre Carcarañá y Armstrong (en el empalme con la ruta 178) ya concretaron el 50 por ciento, en tanto desde allí hasta General Roca el estado de avance es del 35 por ciento. De modo que hasta el momento lo terminado de la conexión tiene dos tramos: Rosario-Carcarañá y Villa María-Córdoba. Los plazos de obra para la finalización se prevén para el año próximo.

Radiografía tramo por tramo. Al finalizar esta autopista, se deben circular casi dos kilómetros por la ruta provincial 26, que da acceso nuevamente a la ruta nacional 9. Esta zona tiene un cruce muy peligroso en forma de T, donde hay que girar a la izquierda para continuar hacia Córdoba. La ruta posee un caudal importante de vehículos circulando, por lo que es una zona de alto riesgo. Se ingresa a Carcarañá y comienza el sector con más zonas de riesgo de la ruta. Desde el kilómetro 349 hasta el 565 de la ruta 9, la calzada es de un sólo carril por mano, pasa por muchas zonas urbanas, en donde la velocidad máxima de circulación debe ser de 40 kilómetros por hora, posee semáforos, cruces de rutas, pasos a nivel y las hay gran acumulación de camiones.
  En estos 216 kilómetros cambia el estilo de conducción, ya que hay que comenzar a realizar maniobras de adelantamiento, las más peligrosas y las que ocasionan la mayor cantidad de accidentes graves. Además, la velocidad varía de acuerdo a la zona por la cual se atraviese. Un dato no menor es que en sólo 150 kilómetros se atraviesa por 11 localidades.
  A la altura de Villa María la ruta pasa por el centro de la ciudad. Debido a la gran concentración de vehículos, peatones y, en especial, de motocicletas, la travesía urbana puede parecer muy larga.
  Aquí comienza el último tramo hacia la capital cordobesa. El pasado 4 de octubre se completó la autopista Villa María-Córdoba, que comprende 136 kilómetros de una moderna autopista con asfalto nuevo y en excelente estado.
  “Sin embargo en el sentido de circulación con destino a Córdoba no encontramos ninguna área o estación de servicio para parar y descansar. Además, debido a que es el último tramo de un largo viaje, la autopista, por sectores, se torna monótona, lo que puede causar sueño y fatiga. Es por eso que una parada antes de subir a la autopista es vital para la llegar en buenas condiciones al destino final”, advierte el informe de Cesvi Argentina.
   También el dato para tener en cuenta de esta nueva autopista es que en varios tramos no hay una barrera de contención (guardarail) en el cantero central para dividir ambos sentidos de circulación. Por lo tanto, ante un despiste hacia el centro de la calzada, el riesgo de accidente es alto, ya sea por irse a la mano contraria o por chocar con una cuneta pronunciada.
  
Abastecimiento. Sobre el final hay que estar atento al combustible. “La única estación de servicio que encontramos en la ruta se ubica en la mano con sentido hacia Villa María, a la altura del kilómetro 666. Si se circula hacia la capital provincial y el combustible ya es escaso en el tanque, para acceder a la estación hay que ir hasta un puente ubicado en el kilómetro 670 y retomar 4 kilómetros”, detallan los técnicos de Cesvi Argentina.
  Finalmente, llegando a Córdoba, ya en el final de la autopista, la avenida de Circunvalación rodea la capital provincial. Para acceder al centro de la ciudad, lo más recomendable es tomarla, pero con cuidado, ya que el cruce es a nivel y cuenta con un importante caudal de vehículos. Después sí, a disfrutar de la vacaciones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario