La ciudad

Para el padre Ignacio, la seguridad "está mejorando muchísimo" en Rosario

El cura de barrio Rucci aseguró que la violencia en las calles disminuyó en los últimos años. "Escucharon al pueblo y dieron respuestas", aseguró. También habló de la pobreza y la distribución de los recursos

Viernes 30 de Marzo de 2018

El padre Ignacio aseguró esta noche que la seguridad en Rosario "esta mejorando muchísimo en los últimos años". El padre lo aseguró en la previa al inicio multitudinario Vía Crucis de esta noche en barrio Rucci, donde estuvo acompañado por una multitud.
En este marco, el padre habló con los periodistas que se llegaron hasta la parroquia Natividad del Señor para cubrir las alternativas del 39 Vía Crucis que encabezó Ignacio, quien se refirió a dos temas sumamente coyunturales. Por un lado el problema de la inseguridad en la ciudad y la provincia y por otro la pobreza, que de acuerdo a lo índices que dio a conocer el gobierno nacional el último miércoles descendió en más de cuatro puntos.
"El tema de la seguridad está avanzando mucho en la provincia de Santa Fe, han dado respuestas", señaló antes de agregar que "escucharon al pueblo. El gobernador (Miguel Lifschitz) y el ministro de Seguridad (Maximiliano Pullaro ) están haciendo un trabajo lindo. También el gobierno nacional, que ha dado mucho apoyo a Rosario".
Peries admitió, en este marco, que Rosario es una "ciudad bastante complicada" y que los problemas de violencia y narcotráfico "siempre existieron, desde hace 40 años que estoy acá". Pero, sin embargo, insistió con que "hoy tenemos más tranquilidad".
"La violencia es grande porque algunos grupos, por poder y diferentes motivos, están chocando pero eso también se está calmando", agregó Ignacio.
El carismático cura, que en cada Vía Crucis congrega miles y miles de personas, también aseguró que el problema de la Argentina respecto de la pobreza es que "no están bien repartido" los recursos entre el pueblo.
Y sentenció que "una cosa son las encuestas y otra la realidad, pero la realidad es que la gente no tiene acceso a vivir de otra manera".
No obstante, enseguida aclaró que "Argentina no es un país pobre, es un país rico, pero los recursos no llegan al pueblo, no llegan a los pobres".
"Los recursos no están bien repartidos. Ojalá algún gobierno pueda verlo, se ponga firma y haga algo para cambiarlo", cerró el Padre con su particular visión de un problema que agobia a miles y miles de argentinos, y especialmente, chicos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario