La ciudad

Otra forma de nacer: bajan a la mitad la internación de bebés en neo

En 12 años, el Hospital Roque Sáenz Peña logró reducir del 15 al 8 por ciento la cantidad de bebés derivados a cuidados intensivos.

Jueves 17 de Enero de 2019

Cuando una mujer ingresa a las salas de trabajo de preparto, parto y recuperación de la maternidad del Hospital Roque Sáenz Peña, puede elegir quien la acompañe, graduar la intensidad de la luz, poner música o tomar un baño de inmersión. Puede decidir tener a su bebé acostada en una cama o en la bañera. Esta experiencia de "parto respetado" no sólo logró reducir los porcentajes de uso de medicamentos, anestésicos y cesáreas, sino que también redujo a la mitad la derivación de los bebés en neonatología, evitando intervenciones e internaciones innecesarias.

"Sólo se trata de esperar los tiempos de la mujer y de su bebé", dice el director del hospital municipal de zona sur, Matías Vidal. Mientras repasa una pantalla donde se proyectan distintas estadísticas relacionadas con la maternidad inaugurada hace un año y medio.

Desde entonces, en la flamante área se realizaron unos 3 mil partos (3.238, exactamente). De estos, sólo el 23 por ciento se hizo por cesárea; casi la mitad del promedio nacional, estimado en 40 por ciento, y un tercio menos que el promedio de algunos sanatorios privados donde alcanzan al 60 por ciento.

Además, la utilización de drogas para inducir el parto (occitocina) cayó del 80 al 20 por ciento y el uso de anestesia epidural también se redujo del 75 al 25 por ciento.

Pero, además, esta nueva experiencia de parto demostró beneficios para los recién nacidos. Los equipos médicos empezaron a registrar la disminución de la derivación de bebés a neonatología. En 2005 el 15 por ciento de los niños y niñas nacidos en la maternidad necesitó de cuidados intensivos, mientras que doce años después ese porcentaje fue del 8 por ciento.

"No fue una consecuencia buscada, pero comenzamos a ver que empezó a ocurrir. Durante el parto, la mujer ya no atraviesa situaciones de estrés, produce las hormonas que tiene que producir, las intervenciones son menores, y al pasar todo eso el bebé se adapta también mejor al nuevo medio", describe Vidal.

Una causa frecuente de la derivación de recién nacidos a neonatología es el síndrome de taquipnea transitoria, una dificultad respiratoria del recién nacido producto de la permanencia de líquido amniótico en los pulmones. Cuando esto sucede, los bebés son inmediatamente separados de su mamá y derivados a una sala de cuidados intensivos hasta su mejoría.

La experiencia de los médicos de la maternidad del Roque Sáenz Peña muestra que, en el marco del parto respetado, accediendo a un ambiente confortable y tranquilo, evitando el exceso de intervenciones con medicamentos como la occitocina y reduciendo las cesáreas, se evidencia una rotunda reducción de este síndrome en los nacimientos.

Las estadísticas del hospital municipal, otra vez, afirman esta hipótesis. En 2013, la maternidad registró 79 internaciones en neo por síndrome de taquipnea transitoria, un promedio de seis por mes, el año pasado los casos fueron 29, es decir unos 2,4 por mes.

Actores principales

El nuevo edificio de la maternidad del Roque Sáenz Peña se inauguró en julio de 2017. Desde entonces hasta el centro de salud de Laprida al 5300 llegan las mujeres que realizan los controles de embarazo en los centros de salud de los distritos sur, sudoeste y el sector oeste de Villa Gobernador Gálvez.

En las salas pintadas de colores pastel, con lámparas de sal y música tenue, se realiza un promedio de 6 a 8 partos por día, que llegan a 14 en las jornadas más agitadas. La mayoría de las mujeres llegan con cinco controles previos durante el embarazo.

De acuerdo a datos oficiales, del total de madres que dieron a luz en la maternidad, el 71 por ciento utilizó algún método no farmacológico para la relajación durante el trabajo de parto: baño de inmersión, ducha, masajes, pelota de esferodinamia.

El 97,6 por ciento de los bebés recién nacidos tuvo contacto piel a piel inmediatamente con su mamá, el 92 por ciento en forma prolongada, lo que favorece el vínculo entre ambos.

Todas las mujeres que debieron ingresar al quirófano para esta intervención fueron acompañadas por un familiar. Asimismo, luego del parto los padres pueden permanecer en la sala de neonatología acompañando a sus bebés con ingreso irrestricto.

Cambio de hábito

"Históricamente, las maternidades se organizaron a semejanza de una fábrica. Con una serie de actos médicos que terminaban con la producción de un bebé. Nuestra propuesta es justamente todo lo contrario, no pensamos la maternidad como una fábrica adaptada a los médicos, sino que las mujeres ponen los tiempos y van marcando el camino", define el director de Salud Sexual del municipio, Daniel Teppaz.

Todo el preparto, el parto y la recuperación trascurren en la misma sala. "En el momento en que se va a producir el parto, están presentes la enfermera, los obstetras y la neonatóloga —describe Teppaz—. Una vez nacido, al bebé se pone sobre la piel de la mama, a la altura de la panza y empieza a rectar solo, encuentra la teta y se prende a la teta. Ese es un reflejo. La neonatóloga es expectante de como se comporta ese bebe, en esa primera situación, no se lo golpea, ni se le grita, ni se le hace nada. Antes de lo llevaba lejos, el bebé desaparecía de la vista de la mujer, se lo pesaba, se lo medía, se colocaban sondas, vacunas".

Una forma diferente de nacer, que ya muestra los primeros resultados favorables.


Un cambio de paradigma

El secretario de Salud del municipio, Leonardo Caruana, recordó que las prácticas que se desarrollan en la maternidad municipal están contempladas en la ley de parto humanizado, aprobada hace diez años. "Lo que pretendemos es cambiar el paradigma, los protagonistas del parto son la mamá y su bebé y las intervenciones médicas deben ser sólo las necesarias", explicó. El funcionario remarcó que los bebés nacidos en el Roque Sáenz Peña tienen todos los controles que se tienen que hacer en relación a lo clínico, "pero se hacen en otros tiempos". Los resultados, destacó, redundan en el vínculo entre la mamá y su bebé y en la salud de ambos. "Esos resultados son la mejor muestra de la eficacia de este nuevo tipo de intervenciones", destacó y remarcó "el compromiso" de los equipos de salud con esta propuesta de trabajo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});