La ciudad

Otorgaron la libertad condicional a un docente detenido por abuso sexual

Un docente de la escuela Nº 1.202 Gendarmería Nacional que desde mayo del año pasado está imputado por el abuso sexual de una alumna de 10 años que asistía a esa institución, quedó en libertad.

Viernes 20 de Abril de 2018

Un docente de la escuela Nº 1.202 Gendarmería Nacional que desde mayo del año pasado está imputado por el abuso sexual de una alumna de 10 años que asistía a esa institución, quedó en libertad. Hasta este miércoles, Néstor Alejandro P. cumplía una prisión domiciliaria con salidas laborales, pero sus defensores solicitaron el beneficio de la libertad condicional con el argumento de que desde junio pasado, cuando salió de la cárcel para transitar la prisión preventiva en su casa, nunca incumplió con las medidas impuestas por la Justicia. El juez Juan Andrés Donnola, quien aprobó la morigeración contra las consideraciones de la fiscalía y la querella, resolvió además que el imputado no se pueda acercar a menos de 300 metros de la víctima y de su familia, ni contactarla directamente o a través de terceras personas.

La audiencia para revisar la medida cautelar había sido solicitada por los defensores del docente, Rafael Tamous y Héctor Superti. Pero antes de que los letrados hicieran su presentación, el fiscal de la Unidad Especial de Delitos Sexuales, Matías Ocariz, solicitó cambiar la imputación que habían planteado hace casi un año, cuando el sospechoso fue detenido.

Néstor P. cayó preso el 22 de mayo de 2017 y conmocionó a la comunidad educativa de la escuela Gendarmería Nacional: el 19 de mayo, el Centro de Atención a la Víctima de Delitos Sexuales (CAVS) había recibido la denuncia de los padres de una nena de 10 años que acusaba al maestro de haberla abusado. El docente fue imputado del delito de abuso sexual simple agravado por ser educador de la víctima, abuso sexual gravemente ultrajante y dos hechos de amenazas coactivas.

El miércoles, Ocariz replanteó esa imputación y la tradujo en dos hechos de abuso sexual simple agravado por ser docente de la menor y dos hechos de amenazas coactivas. La querella —representada por Sara Marcos— afirmó que mantendrá el pedido de encuadre penal anterior para un eventual juicio.

Los hechos que se le achacan son cuatro. Dos —uno de los abusos y una de las amenazas— ocurrieron un día en que la nena fue a un baño de la escuela adonde, según la imputación, el docente la siguió, la obligó a bajarse los pantalones, le mostró un cuchillo y la amenazó con matarla si contaba lo ocurrido. Según la denuncia, otro día que la vio cerca de la dirección volvió a amenazarla con matarla si contaba algo. El restante hecho de abuso se habría producido cuando la víctima se acercó al escritorio con el cuaderno para que le realicen una corrección y el docente le tocó la cola.

Cuando fue detenido, el juez Donnola le impuso una prisión preventiva por el plazo de 40 días. Y en junio le otorgó prisión domiciliaria y salidas laborales. Esa situación se mantuvo hasta el martes, cuando los defensores solicitaron que fuera beneficiado con la libertad condicional. Argumentaron que en todo este tiempo cumplió con las restricciones impuestas por la Justicia.

El fiscal se opuso por la peligrosidad procesal y el riesgo de fuga, dado que la pena en expectativa es de cumplimiento efectivo, y la apariencia de responsabilidad del imputado. Para argumentar hizo referencia al resultado de la Cámara Gesell realizada a la víctima el 28 de diciembre, tras la cual cuatro profesionales concluyeron que la niña no tenía tendencia a la fabulación y que su discurso —en el que ratifica los hechos denunciados por sus padres— es verosímil, confiable y válido.

Sin embargo, Donnola entendió que la conducta desplegada por el imputado en los últimos 11 meses no hace suponer que tenga la intensión de profugarse. Le dio la libertad condicional, aunque le impuso reglas de conducta, como una orden de restricción de 300 metros respecto de la nena.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario