La ciudad

Opinión: Un futuro sombrío

Domingo 20 de Julio de 2008

En la cuadra de Zeballos que va desde Mitre hasta Entre Ríos hay nueve edificios, algunos de ellos en construcción, y un terreno baldío en el que en pocos meses empezarán a levantar otra torre. Por cada piso nuevo llegó al barrio un promedio de cuatro familias. Y siguiendo con las cuentas, estas familias implican nuevos inodoros, más acondicionadores de aire, televisores y demás artefactos eléctricos.

Si el explosivo crecimiento urbanístico de la ciudad se hubiese planeado seriamente, quizás alguien no habría pasado por alto estos números. ¿Está preparada la infraestructura de Rosario para dar respuesta a esta nueva demanda de servicios que se multiplica por cada nuevo edificio? La respuesta es difícil de encontrar en los despachos oficiales, pero a juzgar por lo que viene pasando los veranos, todo indica que es "no".

"Es evidente que la ciudad creció en expansión y en altura, y por lo tanto es necesario pensar en la modificación de las redes cloacales, eléctricas y de agua", admitió este viernes el ministro de Aguas Servicios Públicos y Medio Ambiente de la provincia, Antonio Ciancio y agregó: "Los organismos que entienden en la materia están viendo estas problemáticas a mediano plazo, y están buscando financiaciones internacionales sin las cuales no se pueden pensar estas cosas"....¿Y mientras tanto?

Es paradójico, pero la ciudad crece y al menos en el centro la calidad de vida decae. Las cuadras ya casi no tienen sol, los chicos juegan en pequeños balcones, las veredas están rotas y cuando llega el verano el aire acondicionado se transforma en un cuadro decorativo porque a cada rato se corta la luz. El municipio tiene un eslogan: "Rosario, la mejor ciudad para vivir". ¿Será cierto?

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario