La ciudad

Odisea de una abogada rosarina: viajó a ver a su tío enfermo, no la dejaban pasar y hasta quisieron coimearla

La mujer se trasladaba a Mar del Tuyú, en el partido de la Costa y a la altura de Lavalle la detuvieron. Después de 5 horas logró pasar.

Sábado 17 de Octubre de 2020

Una abogada rosarina vivió una verdadera odisea este sábado por la mañana cuando en un control ubicado en la localidad de General Lavalle, cabecera del partido del mismo nombre y lindante con el Partido de la Costa, personal de la comuna de esa localidad le impidió el paso argumentando que los permisos habilitante que llevaba no eran los necesarios para poder seguir viaje. La mujer se dirigía a asistir a un tío que vive solo y que tuvo un serio problema de salud.

Desde el control de Lavalle, Analía R. le contó a La Capital que había salido de Rosario a las 3 de la mañana y al control de Lavalle lo hicieron alrededor de las 10. "Viajábamos con mi cuñado y llevábamos todos los permisos necesarios para poder llegar sin problemas hasta Mar del Tuyú. Cuando llegamos a la localidad de Lavalle nos dicen que no podíamos ingresar. Nosotros viajábamos hasta la casa de nuestro tío, que quedó viudo hace un mes, vive solo y en los últimos días sufrió una fractura de cadera. No tiene quien lo asista y por eso gestionamos todos los permisos necesarios para poder asistirlo al menos por un par de días".

Analía detalló que en el control, unos empleados municipales le señalaron que sólo podían pasar los residentes y propietarios de Lavalle o los propietarios o residenres pero con la escritura correspondiente. "En el caso mío, por más que fuera a asistir a un familiar directo, no podía pasar, me dijeron", contó.

También comentó aún con mucha angustia en la voz que le dijeron que los papeles que llevaba, de carácter nacional, no servían. "Me dijeron que debía tener papeles de la Municipalidad de Lavalle, y un permiso especial de la Municipalidad de Rosario donde constara que había estado 14 días aislada. Me dijeron que eso debía saberlo, cosa que me pareció ridícula", comentó la abogada.

Fue entonces cuando, desesperada, comenzó a mover cielo y tierra, mientras del otro lado del teléfono, su tío preguntaba cuándo llegarían. "Hasta hablé con el intendente Pablo Javkin", contó refiriéndose a los recursos que utilizó para solucionar su, por entonces, complicada situación.

Sin embargo, lo que más indignó a la letrada rosarina fue que le quisieron cobrar un "peaje" para poder seguir viaje. "Estos mismos inspectores o empleados municipales me pidieron 5.000 pesos para poder seguir. Me negué rotundamente, no podría haber aceptado eso. Es la primera vez que me piden una coima", comentó.

En el medio de la charla con este diario, del otro lado de la línea se escuchó claramente cómo uno de esos presuntos empleados, y luego de varias horas de angustia, le explicaba que había hablado con la Municipalidad y que habían decidido autorizarla a pasar. "No se acerque tanto a su tío, use siempre el barbijo. ¿Hasta cuándo se va a quedar, señora?...", se escuchó claramente las recomendaciones y requisitorias.

"Yo quiero que esto se sepa porque me contaron que no es la primera vez que pasa. Ahora me dijeron que me iban a escoltar hasta la casa de mi tío. Incluso la policía, que no tuvo nada que ver, me dijo que pasara igual, que me mandara, que esta gente no me podía hacer nada", relató Analía ya otra vez arriba de su vehículo y luego de ponerle punto final a una odisea en la que estuvo cautiva por cinco horas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS