La ciudad

Ocupación del espacio público: los bares definen más sitios para poner mesas

Dueños de bares y restaurantes de la ciudad trabajan contrarreloj junto a los funcionarios municipales.

Lunes 05 de Octubre de 2020

Dueños de bares y restaurantes de la ciudad trabajan contrarreloj junto a los funcionarios municipales detrás del claro objetivo de terminar de definir cómo se llevará a cabo la ocupación del espacio público para extender la capacidad de los comercios al aire libre, como alternativa en el marco de las medidas de cuidado que se tomaron para la reapertura de la gastronomía en Rosario.

Por estas horas, las autoridades finalizan la confección de la plataforma online que permitirá hacer los pedidos y dar los otorgamientos de autorización para utilizar terrazas y ampliar veredas con aprobación de los frentistas involucrados.

Los otros lugares en los que se pretendía colocar mesas y sillas, como sectores de estacionamientos en las calles o bulevares, aún están en duda: Oroño es el único que podría ser una opción para ser utilizado de ese modo, y ya tiene mucho tránsito.

Las plazas, en tanto, fueron desestimadas como sitio para ampliar la oferta gastronómica porque las vieron como un lugar donde existe la posibilidad de que el público se comporte de manera demasiado descontracturada y se iban a complicar las tareas de control.

Es que la idea del Ejecutivo es que los permisos no se transformen en un llamador de gente, sino en la posibilidad de aprovechar un poco más los lugares en donde se puedan poner mesas. Por eso, hay que olvidarse de la posibilidad de grandes cortes de calle o plazas enteras en las que los clientes se mezclen con otras personas que aprovechen para reunirse en esos espacios.

Algunos trámites van a ser sencillos y serán aprobados sin ir al lugar, y otros como las terrazas y patios internos requerirán de habilitación técnica, es decir que personal municipal concurra al local para verificar determinadas cuestiones. Esto se debe a que en los espacios a habilitarse puede haber elementos que no correspondan o no sean seguros. Por ejemplo, la terraza tiene un cálculo de carga que determina un límite de cierta cantidad de gente, o puede haber una instalación de gas en el techo que volvería peligroso el espacio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario