La ciudad

"Nunca nos llamaron y ahora están preocupados por el paro general que anunciamos"

El Sindicato de Peones de Taxis (SPT) de Rosario impulsará mañana, en una reunión ampliada con gremios, empresarios y vecinales, una medida de fuerza que pretende ser contundente en la ciudad en rechazo a la inseguridad que se vive

Miércoles 07 de Octubre de 2015

El Sindicato de Peones de Taxis (SPT) de Rosario impulsa un paro general de alto acatamiento en la ciudad y es por eso que mañana a la tarde en la sede de la Unión Obrera Metalúrgica se reunirán, junto a distintos sectores de la sociedad local, entre ellos, gremios, empresarios y vecinales para repudiar el flagelo de la inseguridad y acordar medidas de fuerzas concretas. La idea del gremio taxista es que "todo el mundo se movilice de la forma que sea".

Horacio Boix, titular del gremio que nuclea a los choferes de la ciudad, indicó que mañana habrá un plenario en la sede de la Unión de Obreros Metalúrgicos (UOM), y en caso que la moción sea mayoritaria, fijarán una fecha para llevar a cabo un paro general con fecha a confirmar.

"Jamás fuimos recibidos por la intendenta en estos cuatro años, y ahora nos llaman a una reunión porque están preocupados con este paro general que anunciamos. Esto no es capricho ni política, es un paro por la vida porque nos puede tocar a cualquiera", señaló Boix en LT3, a raíz del llamado del municipio por el paro que impulsan los peones de taxis.

El taxista sostuvo que la intendenta de la ciudad está preocupada por la inseguridad y "lamentablemente no tiene el poder de manejar la seguridad. Pero está en el partido que maneja la provincia y hasta ahora nunca se pusieron de acuerdo para manejar la inseguridad".

"Cuando la gente recurre a los sindicatos, que suelen tener mayor llegada a los medios, es porque está desesperada de golpear puertas y no encontrar respuestas. Entre todos nos autoconvocamos y mañana resolveremos los pasos a seguir, a las 18, en la sede de la UOM", repasó Boix. Y abundó: "Si la mayoría vota a favor del paro en el plenario, definiremos una medida de fuerza que pegue fuerte para que todo el mundo se movilice de la forma que sea".

En tanto, Boix aclaró que no fue a la reunión convocada por el Ministerio de Seguridad, porque "las reuniones están todas llenas de buenas intenciones y después cuando vos vas a la calle y hablas con tus compañeros, las cosas que pasan son siempre las mismas, la policía no está".

"Acá claramente hay un conflicto entre el poder policial y entre el poder político y esto nadie lo dice. Por lo que veo, el Estado descuartizó a la policía para que no accionara, nunca trabaron la puerta giratoria de Tribunales y nadie le puso el cascabel al gato", apuntó.

No obstante, el gremialista se mostró optimista en la nueva gestión que asumirá en diciembre. "A Miguel (Lifschitz) lo conozco desde que era secretario de Servicios Públicos y sé que tiene otro perfil, otra impronta. Me reuní con él (por Lifschitz, el gobernador electo) y le dije: si vos solucionás el tema de la inseguridad, tenemos gobernador para rato, porque la provincia está bastante ordenada, lo único que falta es seguridad", deslizó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS