La ciudad

Nuevo capítulo en la regulación de las app de delivery en Rosario

Se presentó un proyecto en el Concejo que no exige la instalación física de las empresas en la ciudad, pero crea un registro de trabajadores autónomos con sus respectivos vehículos.

Sábado 03 de Octubre de 2020

A la multivariedad de proyectos que rondan el Concejo Municipal para regular la actividad de las aplicaciones de delivery en la ciudad, ahora se suman dos nuevas variantes en una nueva presentación: por un lado, acomodar el terreno para que las empresas puedan instalarse en la ciudad sin necesidad de tener un local físico; y por el otro, crear un registro de repartidores autónomos o monotributistas para visibilizar el vínculo entre plataformas y trabajadores. Un nuevo capítulo de una serie que se ve en todo el mundo, aunque con diferentes protagonistas y escenarios.

La actividad de los repartidores se intensificó en la ciudad a partir de los distintos niveles de restricciones que se fueron dando desde marzo. Al punto de que Glovo aumentó su plantel en un 120 por ciento, mientras que Rappi quintuplicó la cantidad de repartidores en las calles.

El proyecto es del concejal Roy López Molina, de Cambiemos, e ingresó en la comisión de Producción el miércoles. "La presentación tiene que ver con dos conceptos: que las plataformas virtuales sean consideradas como intermediarias entre el comercio que se da de alta en una de las app y el cliente que pide; y que los repartidores que quieran, sigan siendo monotributistas o autónomos", dijo en diálogo con La Capital.

>> Leer más: Esenciales: aumentó hasta cinco veces la cantidad de cadetes de delivery en Rosario

La idea de López Molina es crear "un registro online, en el que lo básico sea garantizar que las empresas que se instalan en la ciudad tengan las pautas que las vuelven personas jurídicas y que los repartidores también se den de alta de manera sencilla junto a sus vehículos (motos)".

El proyecto cuenta con un punto "importante", a criterio del edil: "El proyecto plantea que no será necesaria la instalación de un establecimiento o de un domicilio físico, un local físico, por parte de las empresas".

cadetes repartidores pedidos ya monumento
En agosto, los cadetes que piden seguir siendo independientes se manifestaron al Monumento.

En agosto, los cadetes que piden seguir siendo independientes se manifestaron al Monumento.

"Que haya que exigirle a una empresa, que viene a actuar como intermediaria, que tenga que tener una oficina física en el siglo XXI es un exceso que esconde una necesidad de cobrar tributos", consideró López Molina, y agregó: "Si queremos dar una discusión para que tengan que pagar algún tributo municipal, démosla. Pero no inventemos una categoría al punto de exigirle un local físico a plataformas cuyo funcionamiento es digital".

La discusión sobre el rol de las aplicaciones de delivery está lejos de terminarse y pasa en todo el mundo. Si bien el edil considera que son intermediarias entre el repartidor y las empresas, hubo fallos judiciales en otros países que ubican a las plataformas más cerca de una relación de dependencia con los repartidores que como casuales mediadores entre el restaurante y el consumidor.

>> Leer más: Los repartidores se movilizaron para decirle "no" al sindicato

De todos modos, planteó que el proyecto "no es una regulación intensiva, ni profunda, ni reglamentarista, sino que son pautas mínimas de control de una actividad comercial que ocurre en la ciudad".

Sanciones: el caso Catania como antecedente

Según contó el edil, uno de los puntos para regular la actividad de las app en cuanto a su relación con los comercios tiene que ver en sancionarlas en caso que incorporen a su plataforma a negocios que no fueron autorizados para eso.

Como ejemplo, López Molina citó a la heladería Catania, que tuvo que salir aclarar por sus redes sociales que no tenía vínculo alguno con Glovo luego de que la app la incorporara entre los comercios disponibles a los cuales se le podía pedir comida a través de la plataforma.

>> Leer más: Una heladería denunció a Glovo por "engañar" a sus clientes

Por su parte, sobre el registro de los cadetes explicó que lo primordial es darle visibilidad a la relación entre la plataforma y los repartidores, y sumó: "La necesidad de incorporar a los cadetes es más una exigencia de control para un eventual accidente en la vía pública, alguna situación de violación a las pautas del código alimentario o algún reclamo por derechos del consumidor".

"La registración es sencilla y el beneficio que corre para ellos es respetar la naturaleza de los autónomos y monotributistas. Es algo rápido, ágil y sencillo, que aborda aspectos que nosotros creemos que, desde lo municipal, no podemos desconocer. Pero sin exceder ni nuestras competencias ni alterar la naturaleza del negocio", manifestó el concejal.

Lo laboral, entonces, queda como está y se seguirá discutiendo. Como pasa, por el momento, en el resto del mundo.

>> Leer más: El Concejo comienza a debatir la regulación de las app de delivery

En tanto, López Molina añadió: "Es necesario un marco regulatorio de una actividad que está ocurriendo y que, hasta ahora, no había sido abordada por la normativa porque cuando se dictaron algunas ordenanzas, era impensado que uno pueda pedir comida o enviar cosas a partir de una app en el celular".

Considerando que las plataformas de delivery arrancaron su actividad hace más de dos años en la ciudad, es necesario plantearse por qué todavía no se logró avanzar en una regulación. Este proyecto puede ser la apertura a otra temporada de la serie.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario