La ciudad

"Nuestra Casa", el techo de quienes no lo tienen

Es el único albergue para personas en situación de calle que trabaja todo el año. Funciona gracias al esfuerzo de voluntarios y donaciones

Martes 28 de Noviembre de 2017

"Esta es Nuestra Casa", dice con orgullo Claudio Paldini mientras abre la puerta de la vivienda de Empalme Graneros donde desde abril funciona el único albergue para personas en situación de calle que permanece abierto durante el verano. Si bien las camas son pocas, apenas unas ocho, están completas todas las noches y la lista de espera supera ampliamente ese número. Problemas económicos o familiares, pero sobre todo la fractura de lazos sociales, hace que "cada vez más personas vivan en la calle", advierten los fundadores del hogar.

El frente de la casa de José Ingenieros al 7100 tiene rejas pintadas de negro. Sobre ellas, un cartel de madera afirma "Ayudamos al necesitado". Adentro, en el comedor de paredes blancas y cortinas rojas, se prepara la mesa. Dos habitaciones, un baño y la cocina completan las modestas instalaciones.

Paldini (42 años) alquiló esa casa en marzo pasado con la idea de "ayudar a la gente". El mismo, dice, vivió mucho tiempo en la calle y sabe de qué se trata no tener dónde dormir seguro. Ahora está peleando contra una larga enfermedad, pero prometió que "mientras pueda" va a seguir adelante.

La problemática de las personas en situación de calle se hace visible sobre todo en el invierno, cuando las bajas temperaturas suman mayor dureza al desamparo. Sin embargo, "las necesidades de las personas no cambian según la época del año. Y no hay ningún lugar donde puedan alimentarse bien o darse un baño", advierte.

Por eso, en Nuestra Casa las ocho plazas disponibles están todas las noches completas. Y hay una lista de espera que nunca termina. Los miércoles, por ejemplo, es el día que asisten a bañarse y cenar las personas que viven en la terminal. Esas noches, tienen que hacer dos rondas de cena.

Techo y comida

Gregoria (63 años) es una de las personas que primero llegó al hogar. Colabora con la comida y la limpieza, como una forma de agradecer a "las personas que están en las buenas y en las malas".

Nuestra Casa se abre todas las tardes, a partir de las 19. Las primeras ocho personas que llegan pueden asearse y compartir la cena. Después toman su lugar en los cuartos para pasar la noche y al día siguiente pueden desayunar antes de irse.

Paldini fue colaborador durante un tiempo en el Refugio Sol de Noche, el primero que se abrió para recibir durante la noche a personas en situación de calle. Marcelo Giménez trabajó en el mismo hogar durante diez años. Ahora también ayuda en Nuestra Casa.

Este invierno, desde la Secretaria de Desarrollo Social del municipio indicaron que había en Rosario entre 180 y 190 personas en situación de calle, es decir que viven en la calle.

Sin embargo, para Giménez las personas que viven en las calles de la ciudad son más de 500. "Es lo que sabemos por nuestra experiencia en Sol de Noche. Allí teníamos unas 30 camas fijas de personas que venían todas las noches y otras 30 que rotaban según las épocas y los días de la semana", asegura y señala que "los censos que hace el municipio no pasan del macrocentro, pero en los barrios hay mucha gente sin hogar".

Problemas económicos, familiares, pero sobre todo la ruptura de vínculos "empuja cada vez a más personas a vivir en la calle", advierten.

"Nosotros recorremos las calles de noche permanentemente y cada vez encontramos más gente en la costanera o en toda la zona del parque España y abajo del parque Nacional a la Bandera", señala Paldini.

Para Giménez, el problema crece a medida que la ciudad se expande. "Cuando arrancamos con el Refugio Sol de Noche asistíamos a 18 personas. Actualmente, tiene 60 camas y la mayoría de las veces están completas", afirma.

Necesidades. Reciben donaciones de comercios y particulares.

Cómo y dónde ayudar

El refugio para personas en situación de calle "Nuestra Casa" se mantiene exclusivamente gracias a las donaciones que realizan empresas, comercios y particulares que conocen el trabajo que se lleva adelante en la entidad que funciona en José Ingenieros 7188. Para ampliar los lugares de alojamiento, sus voluntarios necesitarían colchones y camas cuchetas. También se reciben en forma constante alimentos no perecederos y frescos, elementos de aseo personal y de limpieza. Quienes quieran colaborar pueden llamar al 458-4737 ó al 155-276500.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario