LA CIUDAD

"No voy al trabajo pensando que me voy a morir, pero el riesgo está"

Lo dijo el bombero voluntario Mario Flores, quien sufrió un principio de asfixia mientras combatía los incendios en las islas. Ya está bien y cuenta lo que vivió en medio de las llamas.

Jueves 18 de Junio de 2020

Mario Flores es el bombero voluntario de Bustinza que el martes sufrió un principio de asfixia mientras combatía los incendios en las islas frente a Rosario. “Ahora estoy bien, gracias a Dios. Fue de todo un poco. El cansancio y el humo me llevaron a esto que pasó”, dijo el rescatista, ya completamente recuperado.

Flores integra el cuartel de bomberos de Bustinza, localidad de 1.800 habitantes, desde hace 16 años e integra la Brigada de Incendios rurales hace cuatro años. “Es la primera vez que tengo un percance así. No voy a trabajar, pensando que me voy a morir, pero el riesgo está”, dijo.

Además de su función como bombero, Flores trabaja en una empresa, que es su verdadero sustento, en la que cumple sus tareas entre las 4 y las 14. Tiene tres hijos y esposa.

bombero02.jpg

En declaraciones al programa “El primero de la mañana”, que se emite por LT8, Flores sostuvo que el martes se combinaron varios factores que lo colocaron al borde la muerte. “El cansancio, el humo, el calor, se sumaron para complicar todo el trabajo. No es fácil trabajar en esto. No llegué a perder el conocimiento, pero tuvo mucho dolor de cabeza, mareos. Gracias a los compañeros de la Brigada de Santa Fe que acudieron enseguida a socorrerme estoy bien”, agregó.

>> Leer más: Trasladan con principio de asfixia a un bombero que combate los incendios en las islas

Flores aclaró que, como la mayoría de su colegas bomberos voluntarios, trabaja en el sector privado. En su caso es empleado en una fábrica de gomas en la que cumple funciones entre 8 y diez horas por días.

bombero03.jpg

“Es cierto que no llegué a descansar lo necesario antes de ir a las islas”, admitió. En relación a los incendios intencionales en las islas, el bombero remarcó: “Yo entiendo que mucha gente prende fuego por el tema de la alimentación del ganado, pero a veces no piensan en la salud de los demás”, agregó.

“Yo no voy a trabajar pensando que me voy a morir o que me va a pasar algo, pero el riesgo lo corremos. Mi familia me apoya en esto, pero obviamente no les cayó bien. Hago esto porque me gusta y lo seguiré haciendo. Ojalá nunca nos pase nada a mí y a mis compañeros”, remarcó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario