La ciudad

No habrá transporte urbano ni el sábado ni el miércoles

Los choferes nucleados en UTA no trabajarán el feriado por el impacto de Ganancias en el salario. El 29 de mayo se adhieren a la huelga nacional

Jueves 23 de Mayo de 2019

En cumplimiento de diferentes medidas de acción gremial, los choferes de colectivo no trabajarán ni el sábado próximo ni el miércoles 29 mayo. Así, no habrá servicio de transporte de pasajeros. La seccional Rosario de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) ratificó ayer la disposición que su titular, Manuel Cornejo, había anticipado a mediados de mes.

El gremio de los choferes adherirá el miércoles próximo al paro nacional de 24 horas convocado por la Confederación General del Trabajo (CGT) en rechazo a la política económica. Pero unos días antes, el sábado 25 de mayo, los trabajadores del transporte tampoco restarán servicio. En este caso, la decisión tiene que ver con el impacto que tienen los adicionales cobrados por trabajar en día feriado en el cálculo y aplicación del impuesto a las ganancias sobre los salarios.

“El día 25 de mayo, feriado nacional, los trabajadores gozarán del descanso y no prestarán servicio”, señaló la UTA en una comunicación.

El gremio admitió que “el gobierno reconoce” los reclamos de los trabajadores del sector pero se quejó porque, pese a ello, “no modifica la legislación vigente para evitar que el impuesto a las ganancias 4ª categoría disminuya el sueldo” de los choferes.

El miércoles próximo, en tanto, no habrá transporte por la adhesión de los colectiveros al paro convocado por la CGT.

Esta adhesión garantiza la contundencia de la medida de fuerza. En Rosario, numerosos sindicatos ya confirmaron su adhesión y habrá inactividad en escuelas, bancos, puertos, industrias, comercios y administración pública, entre otros.

También habrá movilizaciones y piquetes. Los gremios nucleados en el Movimiento Sindical Rosario (MSR) convocaron a una movilización hacia la plaza 25 de Mayo. Las organizaciones gremiales nucleadas en la Multisectorial 21 - F, como Recolectores y Municipales, junto a la CTA-A, marcharán hacia la plaza Montenegro. Hay conversaciones para intentar unificar los actos.

Festram

También la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales de la Provincia de Santa Fe (Festram) reiteró su adhesión al paro general de 24 horas.

El secretario general del gremio, Claudio Leoni, destacó que “el paro general coincide con el cumplimiento de los 50 años del Cordobazo, fecha emblemática de las luchas obreras y populares en resistencia a los modelos de desocupación, pobreza y entrega de la soberanía económica”. Y recordó también que este año se recuerda también la gesta del Rosariazo.

“Nuestra participación en la Corriente Federal de Trabajadores tiene que ver con la interpretación de que la historia de las grandes transformaciones se generan desde el interior al centro y desde abajo hacia arriba, empujando a las dirigencias nacionales desvinculadas de las necesidades de los trabajadores, para que concreten ahora un nuevo paro general para detener la hemorragia laboral, social y económica generada por el gobierno de Macri, sus socios y sus aliados de Cambiemos”, dijo.

La Asociación Bancaria (AB) que orienta Sergio Palazzo se sumó al paro nacional e informó que las 53 filiales del gremio determinarán “las acciones a realizar”.

Para los dirigentes bancarios la huelga convocada por la CGT “es continuidad del paro nacional realizado por el Fresimona el 30 de abril” último, porque “la realidad castiga a diario y afecta ingresos y puestos laborales en los sectores público y privado”, en tanto “los bancos tienen hoy por actividad principal las colocaciones en letras y títulos estatales a cambio de estratosféricas tasas de interés impuestas para inmovilizar depósitos”.

“Los ingresos van detrás de los precios, el sistema tributario castiga en beneficio de pocos con el brutal impuesto al salario y a consumos esenciales. Los haberes reales de los jubilados son menores y se intenta liquidar el Fondo de Garantía previsional y utilizar sus recursos para préstamos a tasas usurarias. Los precios de alimentos y tarifas son inadmisibles en un país productor de alimentos y energía”, puntualizaron.

Para el sindicato bancario, está “en peligro el sistema financiero, en especial la banca pública, y ”se lo empuja al quebranto y al riesgo de perder miles de puestos laborales“.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario