La ciudad

"No estoy en el bolsillo de la gente, pero no me parece que el sea inaccesible"

El titular de la cámara que nuclea a los titulares de licencias de taxis, José Tornambé, habló sobre la polémica entre el municipio y algunos taxistas que se oponen a la instalación del sistema de monitoreo satelital.

Lunes 04 de Agosto de 2014

El titular de la Cámara de Titulares de Licencias de Taxis (Catiltar), José Tornambé, tomó posición hoy respecto a la polémica entre el municipio y el grupo de taxistas que se opone a la instalación del sistema de monitoreo satelital (GPS) al asegurar que "no veo que sea innaccesible acceder al GPS, no veo algo que sea algo que no se pueda pagar, aunque no estoy en el bolsillo de la gente".

En declaraciones radiales esta tarde, Tornambé indicó al ser consultado si para los taxistas resultaba inaccesible, como plantea el grupo que se opone a su instalación y a quienes el municipio amenazó con declararle la caducidad de las chapas si no lo hacen, señaló que "no veo que sea innaccesible acceder al GPS, no veo algo que sea algo que no se pueda pagar, aunque no estoy en el bolsillo de la gente. Nosotros habíamos analizado incluso que si teníamos el GPS varias compañías de seguros nos podrían tomar como clientes".

Acerca de qué pensaba sobre la posibilidad de que se declare la caducidad de las chapas en caso de no ser instalado el GPS, tal como indicó la secretaria de Servicios Públicos Clara García, destacó que "las declaraciones que ha hecho la secretaria de Servicios Públicos no nos afectan. Se sabe que desde hace algo más de cuatro años y medio hemos hecho en nuestra cámara una empresa de radiotaxi, con GPS, con la última tecnología, como dispone la ordenanza. Y está abierta para todos aquellos titulares  de taxis que querían ingresar en ella. Esto era más que nada porque en el primer tramo de la ordenazna la misma era para gente que tenía empleados en relación de dependencia. Quisimos hacer una especie de empresa de bandera, para no  morir en un priovado, y desde entonces estamos tratando de sostenerla como sea porque los costos son muchos".

Toirnambé amplió que "este grupo de gente que ha recurrido a la Justicia, que por lo general no tiene empleados, son trabajadores únicos. Creo que perdieron en primera o segunda instancia, pidieron la creación de una empresa municipal y hasta ahora no han tenido eco. Ahora les ha llegado el ultimatum y la ordenanza dice que nos tiene que abarcar a todos".

El titular de Catiltar no se mostró de acuerdo con la posición del municipio de declarar la caducidad de la licencia a aquellos taxis que no tengan colocado el sistema de GPS y señaló que "esto estuvo mal planteado desde siempre. A la ordenanza se le vive poniendo parches. Porque en un principio se dijo que se exigía el sistema por seguridad y para proteger a la persona que estaba bajo relación de dependencia. No vemos, si hay cuentapropistas, porqué se le tiene que exigir el GPS si en verdad era por seguridad. Si uno no le hace correr riesgo a otra persona la seguridad se la procura uno mismo. Con el correr del tiempo, nos hemos dado cuenta que lo que la Muncipalidad quiere es tratar de controlar la cantidad de dominios. Planteado de esa manera es totalmente diferente".

"Pasaron tres o cuatro años y siempre ha sido un tema problemático. Porque cuando hemos ido a pedir aumento no lo quieren otorgar y esto se convierte en una guerra de pobres contra pobres porque no están vigentes todas las medidas de seguridad. Hubo una serie de cosas que estuvieron siempre mal planteadas, a veces desde el municipio y algunas veces desde nosotros mismos, porque hay algunos muchachos que no quieren aportar. Desde nuestra cámara tratamos de ser superadores y apuntar a la mejora del servicio. Lo ideal hubiera sido estar todo juntos trabajando y poder prestar un servicio como corresponde".

Al final de la entrevista con LT3, a Tornambé le preguntaron si la actitud del grupo de taxistas que se oponía a la instalación del GPS se debía a una cuestión ecnónomica o a un capricho y sobre el aprticular respondió que "yo no quiero pelearme con los colegas y esto a lo mejor cae mal. Pero creo que son algunas personas de edad, que no tienen empleados bajo relación de dependencia y que están acostumbrados a trabajar de una manera determinada. Fueron los que plantearon en su momento que la Municpalidad implementara un sistema de GPS y que ellos se iban a  cobijar. Lo que ellos piensan y hacen, que Dios los ayude. Nosotros lo quisimos hacer para todos los taxistas de Rosario. Ahora, qué se les cruza por la cabeza o porqué no lo quieren hacer, es un problema de ellos" 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS