La Ciudad

"Ninguna pandemia la resuelve el sistema sanitario, sino medidas sociales concretas"

La Asamblea de Trabajadores de la Salud solicitó acciones urgentes para bajar la circulación ciudadana y frenar los contagios de Covid-19.

Sábado 15 de Mayo de 2021

Un sector de trabajadores y profesionales de la salud, que busca consenso en gremios y organizaciones sociales, volvió a plantear que se deben tomar medidas restrictivas urgentes y claras para frenar la circulación de personas y con ello la ola de contagios del Covid-19 que puso al tope de su capacidad al sistema de salud público y privado. “La situación es dramática. Esto no se resuelve con más camas y las autoridades los saben. Ninguna pandemia en la historia de la humanidad fue resuelta por el sistema de salud o los médicos, sino con medidas sociales”, indicaron desde la Asamblea de Trabajadores de la Salud, que sugiere suspender las clases en todos los niveles educativos por quince días para reducir al mínimo la movilidad de un 30 por ciento de la población.

Mientras que el jueves las autoridades provinciales reconocieron que había una sola cama en el sector de terapia intensiva del sector público de Rosario y se anunció la suspensión de vacaciones del personal sanitario de la Municipalidad hasta el 31 de agosto para atender la demanda, aunque después se dio marcha atrás, por otro lado anoche abrieron los bares. Es más, las escuelas primarias siguen generando un movimiento que desaconsejan los especialistas y un sector de trabajadores y profesionales de la salud que exigen medidas restrictivas contundentes.

"No se trata de sumar camas"

“Las autoridades provinciales y municipales buscan que no se muera gente sin atención, en la calle, pero se va a morir igual, porque ya no hay camas de terapia, el personal está agotado. Y lo peor es que son muertes evitables. La discusión está dada en ese punto, y nosotros no coincidimos con la idea de sumar más camas. La solución es social. Hay que tomar medidas urgentes para frenar la circulación de personas y evitar contagios”, expresó muy preocupado el médico Ricardo Cordone, de la Asamblea de Trabajadores de la Salud que integran profesionales de la red sanitaria.

El panorama que plantea el médico es producto del intercambio permanente que mantiene la asamblea con otros colegas, con gremios de la industria cuyos trabajadores están expuestos al coronavirus, y de docentes, y con grupos de padres que miran con preocupación la presencialidad y la consecuencia en los contagios. La semana que viene se realizará una reunión entre esos sectores para abordar la difícil situación y luego visibilizarla públicamente.

>>Leer más: Los médicos salen a la calle a pedir el aislamiento intermitente

“No hay nadie que no coincida este diagnóstico: todo se descontroló absolutamente, con pico de contagios, cepas agresivas, gente joven que ocupa más días las camas de terapia, el personal agotado, y sin posibilidades de ampliar la capacidad del personal. Los terapistas no tienen reemplazo. Tenemos conocimiento de que residentes de otras especialidades hacen guardia en terapia sin tener experiencia. Un gastroenterólogo o clínico no sabe manejar el respirador, no se aprende en horas. Eso es un riesgo”, describió Cordone.

Para el médico, es “enloquecedor” sus colegas que las autoridades sanitarias toman medidas que van en contra de los intereses de la población. “Nos dan la razón, pero nadie nos escucha, seguimos en la misma línea. Interpretamos que el análisis que hacen es que «se muera la gente que se tenga que morir», pero no lo dicen. Y mientras tanto la política es mostrar que la gente no se muera sin atención, pero no se evita que muera. Lo que no quieren es lo escandaloso de las mueres en la calle".

En el campo social

La mirada de los médicos difiere del discurso imperante en las autoridades legado a aumentar disponibilidad de camas. “Esa es la estrategia, pero no se resuelve así una pandemia y ellos lo saben. No se trata de problemas sanitarios, sino sociales, de condiciones medioambientales. El cólera se resolvió con el saneamiento de las aguas, no con los médicos en el sistema de salud. La solución está en el campo social, en las medidas que se puedan tomar y esa es la primera discusión. Tenemos que dejar de hablar de las camas y buscar cómo bajar los contagios”, señaló.

La Asamblea de Trabajadores de la Salud plantea medidas concretas para bajar la circulación de personas y los contagios. “Se debe analizar cuál es el impacto y el costo que vas a pagar. El costo tiene tres dimensiones: sociales, económicas y subjetivas. En esa escala, si suspendo partidos de golf, el costo social es nulo, y el económico es subjetivo. Lo mismo que suspender actividades en los clubes, donde va un porcentaje menor”, indicó el referente.

Por eso, propuso acciones restrictivas en algunas ramas laborales y principalmente en las escuelas: “Para bajar a 200 contagios diarios hay que implementar medidas de impacto que disminuyan la circulación. En las aulas no hay contagios, pero está estudiado en el mundo que la escuela genera una movilidad del 30 por ciento de la población, y en Rosario son más de 300 mil personas. La suspensión de de clases por 15 días representa mucha gente en confinamiento, y eso tiene un impacto máximo. Todos tenemos hijos, pero hay que ser responsables, mirar las prioridades”.

Los médicos abrieron la convocatoria a otros sectores que también se muestran preocupados, y la semana que viene podrían dar a conocer un documento conjunto. “Vamos a tener contacto con gremios docentes, de trabajadores municipales, de algunas ramas fabriles donde los trabajadores se enferman y no les autorizan licencias. También con un grupo de padres que no está de acuerdo con la presencialidad, todos están muy preocupados por la situación”, advirtió Cordone.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario