La ciudad

Murió un bebé y desde la dirección de Niñez apuntan al entorno familiar

Desde el área provincial, donde el menor estaba bajo su cuidado, sostienen que falleció por una enfermedad congénita. La Fiscalía investiga el caso.

Martes 20 de Noviembre de 2018

Un bebé de dos meses y medio perteneciente a la comunidad qom falleció el domingo en el Hospital de Niños Víctor J. Vilela, donde había ingresado ese mismo día por una complicación de salud, mientras estaba al cuidado de la dirección de Niñez, al igual que sus cuatro hermanos por una causa de abuso sexual doméstico.
La directora de de Niñez, Adolescencia y Familia, Claudia Aguilera, explicó hoy que el pequeño falleció en el efector público, donde había sido trasladado a raíz de un "shock séptico" por un cuadro de "sífilis congénita, producto de la enfermedad que padecía la pareja de la progenitora".
Aguilera agregó que ese cuadro acarreó problemas respiratorios y estuvo en neonatología porque "no tuvo los cuidados prenatales necesarios por parte de su madre".
"Ni bien nos anoticiaron de la complicación del cuadro, inmediatamente tratamos de comunicarnos con la mamá pero no pudimos hacerlo. Lo hicimos a través de la comisaría, mientras la guardia de Niñez la fue a buscar de forma privada para llevarla al nosocomio", abundó.
La titular de Niñez explicó que el pequeño estaba bajo "una medida de protección excepcional, al igual que los demás hermanos", por una denuncia de abuso sexual en el entorno familiar, la cual es materia de investigación.
"Todos los niños están institucionalizados, hay falta de protección total por parte de su madre y ellos manifiestan haber sido reiteradamente abusados dentro de su grupo familiar. La progenitora nunca estuvo al cuidado de los niños y tampoco les creyó pese a que sabía lo que sucedía en la casa", sentenció Aguilera.
El fiscal Matías Edery, a cargo de la causa, indicó que "hay una investigación en curso por una denuncia de fuga de dos menores pertenecientes a esa misma familia. Ellos se escapan de un hogar de tránsito, donde estaban alojados a partir de una medida excepcional de la dirección de Niñez, en virtud que existe una denuncia por abuso sexual por parte de miembros de la familia".
También señaló que existió ocultamiento desde el entorno familiar durante los días que los dos chicos de 11 y 13 años estuvieron desaparecidos. "A medida que se iban realizando allanamientos, se comprobó que la familia los iba cambiando de lugar para evitar que sean encontrados", precisó Edery. Y concluyó: "El padrastro está privado de la libertad, que es el que convivía con ellos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});