La ciudad

Multan a taxistas que no trabajaron en las fiestas de fin de año

Las sanciones son económicas y, de acuerdo a los antecedentes, arrancan en 300 pesos y pueden llegar hasta los 2 mil. La Municipalidad dijo estar conforme con el servicio.

Viernes 02 de Enero de 2015

Si bien desde el municipio estimaron que la medida de fuerza lanzada el miércoles 31 por un grupo de taxistas casi no afectó la prestación del servicio, en las próximas semanas comenzará la citación a los titulares de los coches que no cumplieron con el cronograma de trabajo acordado para las fiestas de fin de año. Y, en caso de no poder justificar su ausencia, serán sancionados. Las multas no son bajas: van de los 300 a los 2 mil pesos, de acuerdo a los antecedentes.

"En términos generales, las inspecciones que hicimos en la calle y en las agencias de radiotaxis fueron positivas. Tanto el 31 como el 1º, el servicio se prestó y hubo muchos taxis trabajando", sostuvo el subsecretario de Servicios Públicos de la Municipalidad, Diego Leone.

Según los resultados de las auditorías de los inspectores municipales, en las horas pico, los operadores de las agencias tardaban un promedio de 20 minutos para despachar las unidades. Una espera que, antes y después, se reducía a la mitad.

En ese mismo momento de mayor demanda, a partir de las 19, el mapa de seguimiento satelital de los coches arrojaba a unas 1.300 unidades trabajando en la calle.

Unas horas antes, el sector de los peones identificados como Taxistas Autoconvocados había lanzado una medida de fuerza en repudio a las tres situaciones de robo sucedidas que, en pocas horas, afectaron a conductores que se desplazaban en la zona oeste de la ciudad. En una reunión realizada en la zona de la Terminal de Omnibus se decidió el cese del servicio durante el resto del 31 y el 1º.

El sindicato de peones no avaló la medida y la relacionó con un "grupo minúsculo" de trabajadores que "no impidió que se trabajara con normalidad", tal cual sostuvo el dirigente Ricardo Vidal.

El día después. El subsecretario de Servicios Públicos indicó que en las próximas semanas los titulares de las unidades tendrán que presentar los comprobantes de haber cumplido con el cronograma de trabajo acordado para estas fiestas.

"Si bien no son muchos casos, ya empezamos a citar a los taxistas que no cumplieron con los turnos de la celebración de Nochebuena y Navidad. Y lo mismo haremos en las próximas semanas con los turnos del 31 y 1º", advirtió y aclaró que la medida "se enmarca en los controles que durante todo el año se realizaron sobre el servicio".

En el caso de que los dueños de los coches no puedan justificar el "faltazo", las sanciones por no cumplir con los cronogramas de trabajo son económicas.

Según el legajo de cada uno y específicamente la existencia o no de apercibimientos anteriores, las multas van de los 300 a los 2 mil pesos "en los casos más graves", aclaró el funcionario.

Los casos. Las tres situaciones de inseguridad denunciadas por los taxistas ocurrieron todas el miércoles ni bien comenzada la tarde en la zona oeste de la ciudad. El más grave se registró en Eva Perón y Lima, donde el chofer resultó brutalmente golpeado por una pareja de delincuentes que se desplaza en moto y, amenazándolo con un arma, logró huir con la billetera y el celular de la víctima.

Todavía ensangrentado, el taxista hizo la denuncia policial en la comisaría 6ª mientras sus compañeros se reunían espontáneamente en el lugar del hecho.

También a primeras horas de la tarde, un llamado al 911 advirtió del asalto a otro taxista en Avellaneda y Amenábar.

De acuerdo al parte de la seccional 18ª, el conductor de 42 años circulaba por el bulevar y al alcanzar Amenábar fue interceptado por un hombre que, a cara descubierta, le abrió la puerta del vehículo y amenazándolo con un arma de fuego logró huir con la billetera y el celular del conductor.

Los taxistas sumaban un tercer caso con esta misma modalidad en Viamonte y Lima. Sin embargo, en la comisaría 13ª no existía denuncia del hecho. Una situación que no es inusual ya que, como sucede con otros delitos, buena parte de los robos de recaudación no se denuncian, a excepción de que el chofer resulte herido.

Más críticas sobre la frecuencia de los colectivos

En medio de la polémica desatada por la frecuencia de los colectivos del transporte urbano de pasajeros, los choferes nucleados en la Asociación de Obreros del Transporte Automotor (Aota) señalaron que de día las demoras pueden llegar a más de 30 minutos, mientras que durante la noche la espera puede estirarse entre una y dos horas.

"Nosotros hace meses que venimos denunciando el mal funcionamiento de las frecuencias", lanzó Alberto Montenegro, secretario general de la entidad.

El señalamiento del gremio avala las quejas recibidas en el Centro de Denuncias de Demoras en el Transporte Urbano de Pasajeros que se puso en marcha en el Concejo Municipal.

A una semana de habilitado, el espacio (al que se accede a través de www.miguelzamarini.com, redes sociales o los teléfonos 410-6319/20) recibió 350 quejas donde el promedio de espera expresado en los reclamos superó la media hora en horario diurno.

La respuesta del Ejecutivo no se hizo esperar. Desde el Ente de la Movilidad (EMR) se indicó que la frecuencia promedio es de 10 a 20 minutos entre coches de una misma línea.

Más datos. En este marco, el gremio de los choferes salió a respaldar el trabajo del centro de denuncias del Concejo. "Se puso en evidencia lo que venimos denunciando sobre las frecuencias que se extienden a más de 30 minutos de día y una hora o dos durante la noche", sostuvo Montenegro.

Y apuntó, sobre todo, a las líneas concesionadas a la empresa privada Rosario Bus. La firma, advirtió, "saca coches para aliviar costos", lo que estira las esperas en cada una de las paradas.

"Por los registros que nos brindan los mismos choferes, el problema mayor es de las líneas de Rosario Bus, porque su dueño (Agustín Bermúdez) retira coches del sistema", expusieron desde Aota y remarcaron que pese a ese accionar "sigue cobrando los subsidios del gobierno nacional por toda su flota".

Montenegro pidió que la Municipalidad ponga en funcionamiento los controles adecuados para que se respeten las frecuencias pautadas en los pliegos licitatorios del servicio.

"Estos datos empíricos que aporta el mismo Concejo deberían hacer despertar a los funcionarios encargados de sancionar el mal desempeño de los colectivos en Rosario", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS