La Ciudad

Mujeres de zona oeste se unen en emprendimientos cooperativos de panificación

Vecinas de Villa Banana y barrio Bonano se capacitaron durante la pandemia y venden sus exquisitos productos. También aceptan donaciones para sostenerse

Viernes 09 de Abril de 2021

Llegó la urbanización a los barrios de zona oeste y con ella las ansias de los vecinos y vecinas por tener un trabajo genuino. Por eso un grupo de jóvenes mujeres y de bajos recursos económicos pusieron manos en la masa y comenzaron a capacitarse en panificación durante la pandemia con la intención de vender sus productos. Martes y jueves son los días de producción y venta de medialunas, pastafrolas, bizcochos, prepizzas, bizcochuelos y roscas, entre otras tantas exquisiteces, y el lugar de reunión la propia casa de dos mujeres. ¿Sus hijos? Los cuidan sus madres y hermanas: un trabajo colectivo, cooperativo, de autonomía. femenino y feminista. Y muy sabroso.

La Provincia y la Municipalidad aportan algunos recursos humanos y materiales pero abren las puertas a las donaciones: Mesas, sillas, utensillos de cocina. "Todo viene bien", dice Andrea Saravia, de Villa Banana, quien deja su contacto (0341-155117663). Lo mismo dice Griselda Sánchez desde barrio Bonano, donde se situaron varias familias tras la relocalización de Villa Banana: "Quien quiera darnos una mano, acá todo se hace a pulmón y con harina, claro", ironizó antes de dejar también su celular (031- 153634932).

Las dos mujeres son quienes conducen las cocinas y el horneado en sus barrios enmarcadas en la asociación civil Nuevo Balón Sur, con personería jurídica desde 2017 y en plena actividad territorial desde muchos años antes.

Panaderas zona oeste.
Prepizzas y pastafrolas: algunos de los manjares de la producción

Prepizzas y pastafrolas: algunos de los manjares de la producción

En octubre del año pasado en un acto virtual con el presidente Alberto Fernández, el gobernador Omar Perotti y el intendente Pablo Javkin anunciaron el plan de mejoramiento barrial en Villa Banana. La primera etapa incluye la apertura de calles, relocalizaciones y servicios básicos de Servando Bayo, 27 de Febrero, Avellaneda y Gálvez. Una labor conjunta con el Servicio Público de la Vivienda, la Secretaría de Desarrollo Humano y Hábitat, el programa Nueva Oportunidad del municipio y el Santa Fe Más, de la provincia.

Los anuncios gubernamentales decían que las obras beneficiarían en este tramo a 1.250 familias y el objetivo era "la integración física y social de los vecinos del barrio garantizando su acceso a los servicios básicos de infraestructura y equipamiento urbano, la regularización de su situación dominial y el fortalecimiento del capital social y humano de su comunidad". Estas últimas palabras "fortalecimiento del capital social y humano" justamente se enlazan con este proyecto de panificación.

BVB Producciones es el espacio de panificación ubicado en Lima 2700 (Villa Banana) que convoca a 20 chicas. Andrea explica que el nombre surge cartográficamente, por estar ubicadas entre los barrios Bella Vista y villa Banana. "Arrancamos hace un mes y medio y nos autofinanciamos con la venta de lo que producimos: pan, facturas, bizcochuelos, prepizzas y con eso compramos el horno".

En cambio el otro espacio tiene una nominación más literal y directa: Panificación Bonano y se enclava en Garzón 4116. Aprenden y trabajan allí 14 chicas, de entre 18 y 24 años. El municipio se sumó a la movida con el aporte de un profesor. Capacitarse y profesionalizarse colectivamente con el objetivo de una salida laboral es el objetivo a alcanzar por los dos espacios, donde varias mujeres estudian hasta en la facultad.

"Tenemos un lugar en las ferias una vez al mes para vender lo que hacemos, y la Provincia nos ayuda a través del Santa Fe Más, ya que ahora tenemos capacitadoras y acompañantes, y a las chicas les viene bien porque muchas están solas, la pelean en el día a día, y no cuentan con un sueldo propio ni de sus familias, aunque con lo que venden en las ferias les alcanza para hacer fotocopias en la facultad”, dice Sánchez.

Pan y jardines maternales

Un referente del espacio e impulsor de la difusión es Iván Moreyra, un joven de 31 años quien milita desde hace años en Villa Banana.

"Estos barrios y toda zona oeste viene golpeado, estas pibas son el ejemplo de que una sociedad diferente y barrio diferente es posible. La violencia que se vive acá, el dolor, puede transformarse en trabajo colectivo y cooperativo”, afirma el joven de 31 años.

Panaderas de zona oeste
Las panaderas de zona oeste muestras sus certificaciones de producción y sus uniformes de trabajo.

Las panaderas de zona oeste muestras sus certificaciones de producción y sus uniformes de trabajo.

Pero como no solo de pan viven estas mujeres, Moreyra aprovechó para resaltar la necesidad de creación de jardines maternales para que estas mujeres puedan estudiar y trabajar. "La idea es que las jóvenes en un futuro cercano se organicen en cooperativa. Acá hay todo un proceso de articulación con las familias, porque mientras las pibas van a los cursos les dejan sus hijos a madres o hermanas. Por eso vemos la importancia de abrir jardines maternales para que en horarios de trabajo, estudios o capacitación puedan dejar a sus hijos en lugares seguros”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario