La ciudad

Muerte en el Café de la Flor: se inicia el juicio a un inspector municipal

Es quien avaló un arreglo que nunca se hizo en el sistema eléctrico del local donde un bajista murió electrocutado el 12 de octubre de 2015.

Martes 20 de Noviembre de 2018

El inspector municipal que controló y habilitó el funcionamiento del bar Café de la Flor (Mendoza 682), donde el 12 de octubre de 2015 murió un bajista electrocutado en pleno recital, enfrentará a partir de hoy un juicio. Se trata de Pablo Andrés Akerman, para quien la Fiscalía solicita la pena de tres años de prisión de cumplimiento condicional y diez años de inhabilitación por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público y falsedad ideológica para cumplir cargos públicos. El tribunal unipersonal estará compuesto por el juez Juan Andrés Dónnola.

Mientras tanto, se estima que el electricista Fernando Campodónico, para quien la fiscal había pedido cinco años de prisión efectiva y diez de inhabilitación como electricista, y el dueño del Café de la Flor, Ariel Scharf, a quien le solicitaron cuatro años de prisión y diez de inhabilitación para la actividad comercial, vayan a juicio el año que viene. Ambos están imputados de homicidio culposo.

Por lo pronto, la fiscal Valeria Piazza Iglesias tendría probado que Akerman detectó fallas eléctricas y mencionó que debían ser reparadas. No obstante, luego no corroboró el arreglo y, para colmo, avaló una reparación, que no se hizo.

Datos emanados del Ministerio Público de la Acusación indicaron que Akerman fue la última persona en chequear las condiciones del bar e informó que eran adecuadas para su funcionamiento. De todos modos, según los análisis de peritos, para la Justicia las instalaciones tenían deficiencias importantes desde hacía tiempo.

El resultado de esos análisis sobre la parte eléctrica del café fue claro. Parte de esos datos arribaron a la Fiscalía en diciembre y otros a principios de marzo pasado. Fueron la conclusión de tres especialistas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) sobre cuestiones de higiene y seguridad, electrónica y electricidad.

La comprobación de que el disyuntor había sido desconectado del tablero eléctrico fue determinante para la Justicia santafesina.

El hecho ocurrió el 12 de octubre de 2015 a las 2 de la madrugada aproximadamente, cuando en el Café de la Flor se estaba presentando el grupo Raras Bestias, donde Adrián Rodríguez, de 30 años, tocaba el bajo.

Esa noche el grupo actuaba en el boliche de Mendoza al 800 cuando Rodríguez percibió que algo le sucedía al vocalista de la banda. Se acercó a ayudarlo y cuando tomó el micrófono recibió una letal descarga de electricidad.

Su muerte puso en discusión las condiciones en las que suelen desarrollarse los recitales de las bandas locales de rock.

Ascenso

Mientras la labor de Akerman está bajo la lupa judicial, en julio de este año la Municipalidad lo ascendió. Así, el funcionario es ahora el responsable de autorizar cuestiones técnicas de todo tipo de comercios para que luego se proceda a habilitarlos. Por ejemplo, él mismo o los agentes a su cargo deben verificar la presencia de matafuegos, sanitarios o disyuntores en condiciones para que el local en cuestión pueda funcionar. El paso inmediato es la firma del expediente que le dará luz verde al negocio.

Las fuentes municipales consultadas entonces por este diario confirmaron que Akerman tiene ahora "un papel de enorme importancia en el sector donde se desempeña. Debe darle el visto bueno a los trámites de inicio de las grandes habilitaciones de Rosario, por ejemplo un boliche bailable", aseguraron. Además, de él dependen varios agentes y, por sus funciones, es el segundo en trascendencia luego de la directora de Habilitación, Silvina Mastrobisi.

Con todos esos antecedentes, hoy se sentará en el banquillo de los acusados. Enfrenta una pena de tres años de prisión de cumplimiento condicional y diez años de inhabilitación por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público y falsedad ideológica para cumplir cargos públicos.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});