La ciudad

Medicina citará a alumnos que realizaron, sin cuidados, la tradicional "bajada" en La Florida

Unos 150 estudiantes avanzados estuvieron este miércoles en el balneario, donde fueron invitados a retirarse por incumplir las pautas de convivencia. El decano de la Facultad quiere conversar con los participantes, futuros médicos.

Jueves 01 de Abril de 2021

El decano de la Facultad de Medicina de la UNR, Jorge Molinas, anunció que al enterarse por redes sociales sobre la polémica reunión que realizaron este miércoles unos 150 estudiantes avanzados de la carrera en La Florida -la tradicional "bajada"-, sin cuidados ni distanciamiento, se reunirá con algunos de los participantes ya que la actitud de los jóvenes no se condice con la política de la Facultad en cuanto a la aplicación de protocolos sanitarios en el marco de la pandemia por coronavirus.

En declaraciones al programa "Todos en la Ocho", Molinas citó como ejemplo la experiencia de 2019, cuando durante la tradicional “bajada”, como se denomina a la recorrida y concentración de los alumnos que terminan de cursar, se rompió una columna del tradicional edificio de Avenida Francia y Santa Fe, considerada patrimonio histórico. En esa oportunidad las autoridades de la casa de estudios convocaron a algunos de los participantes a encuentros para dialogar sobre lo ocurrido “y terminaron donando libros en compensación por los gastos que tuvimos para hacer los arreglos, luego de un proceso reflexivo”. Por eso ahora, “vamos a averiguar bien de qué se trata, con mayor exactitud, para dialogar con ellos. Nos preocupa y queremos verificar”, sostuvo el decano.

En tanto el director de la empresa municipal Costanera Rosario, Horacio Palavecino, confirmó también por LT8 que la masiva reunión se produjo este miércoles a partir de las 14, cuando empezaron a arribar pequeños grupos de jóvenes, lo cual llamó la atención de los encargados del balneario ya que no estaba previsto que fuera un día de tanta afluencia de público. “No sabíamos que iban a terminar siendo 150 ni que eran de la Facultad de Medicina, les preguntamos y nos comentaron por lo que reforzamos las miradas”, relató el funcionario. “Como a todos los asistentes les indicamos las normas de funcionamiento, el tema de los círculos, y los dispusimos en el área de fumadores que está bien delimitado, incluso con sogas”, continuó.

Bajada de Medicina

“En la entrada requisamos, como lo hicimos toda la temporada, el ingreso de alcohol y como tenían algunas latas de cerveza les dijimos que no las podían entrar y que si querían consumir alcohol debían hacerlo en los paradores”, refirió Palavecino. Sin embargo, a las tres horas aparecieron botellas en la playa que de alguna manera habían logrado eludir los controles. “Entonces hicimos señal de alerta, pedimos asistencia de fuerzas de seguridad (Guardia Urbana y personal de seguridad del balneario) y eso terminó en la salida de los jóvenes, que se fueron retirando pacíficamente”, continuó el vocero.

Según estimó, en las primeras tres horas “la convivencia fue buena, no ameritó ni un llamado de atención ya que permanecían en los círculos e interactuaban entre ellos; no había música ya que no se permite el uso de parlantes este verano, ni actividad efervescente”. Al momento de retirarse, los jóvenes se sacaron una foto en las que se los aprecia sin barbijo ni distancia. Para entonces, “ya no estaban cumpliendo las normas de convivencia”, aunque tampoco observaron “desmanes, griterío, excesos o descontrol”.

No obstante, desde la Facultad de Medicina consideraron que este tipo de actitudes son contrarias a las intensas normas de cuidado que se manejan allí, donde cursan 35 mil estudiantes solo en las carreras de grado más importantes, Medicina, Enfermería y Fonoaudiología. Para que no haya aglomeraciones, las materias teóricas o de debate se dictan virtualmente y este año, desde el regreso a la presencialidad, hay hasta carriles para que la comunidad universitaria circule por los pasillos, y la indicación de mantener el distanciamiento, el uso de barbijo y máscara.

Molinas contó que las prácticas se realizan en grupos pequeños de seis alumnos “con mucho cuidado” y que hay decenas de voluntarios participando en el proceso de vacunación y en los llamados telefónicos de seguimiento a quienes padecen Covid, proceso en el cual no hubo contagios. “Bregamos por que (los estudiantes) comprendan el rol social que tienen, además de la formación técnica y especializada”, finalizó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario