La ciudad

Mató a una mujer con el auto a gran velocidad en barrio del Abasto y escapó

Ocurrió en España y Cerrito. La víctima tenía 74 años y era vecina del lugar. Minutos después de la tragedia, el auto apareció a dos cuadras, con las puertas trabadas y sin ocupantes.

Domingo 04 de Agosto de 2013

Un conductor se dio a la fuga después de matar con su automóvil a un mujer de 74 años, vecina del lugar, y chocar con otros dos vehículos sobre calle España casi Cerrito. El hecho ocurrió ayer y, según las primeras investigaciones, el auto circulaba a muy alta velocidad. Minutos después de la tragedia, el auto apareció a dos cuadras, con las puertas trabadas y sin ocupantes. La policía busca al chofer y pide testigos del siniestro. El coche se habría vendido tiempo atrás sin transferencia, por eso el dominio llevó al antiguo dueño, ajeno al hecho.

   Norma Melatrina jamás imaginó que el fin de semana no iba a terminar para ella y, menos, de la peor manera producto de la inconsciencia al volante. A las 8.30, venía de hacer los mandados y en la esquina de Cerrito cruzó calle España, de este a oeste, como tantas veces. Vivía a pocos metros sobre esa misma vereda, al 2062. Pero no alcanzó a llegar, un auto la levantó por el aire y la mujer terminó con la cabeza estrellada contra el asfalto a centímetros del cordón. Murió en el acto.

   Antes de arrollar a Norma, el auto chocó con los laterales izquierdos de un camión Ford 350 y un Renault 12, propiedad de familiares de la mujer que tienen un lubricentro en la planta baja de su casa. Por las primeras pericias se deduce que el conductor venía a gran velocidad y, según algunas versiones, habría doblado desde Ituzaingó hacia España.

   Después de la vorágine de choques y de arrollar a la mujer, el conductor dobló por Cerrito, fue hasta Paraguay y tomó Riobamba, donde dejó al Chevrolet Corsa gris dominio DNP 252, cerrado, con trabas y con las huellas del desastre reciente en el que además perdió la tapa del tanque de combustible. Darse a la fuga, no siempre es producto de un shock emocional, producto del momento vivido, a veces forma parte de otro tipo de estrategias.

   Según fuentes de la comisaría 5ª, el auto pertenece a un vecino de Alvarez que ayer ya había sido convocado, pero no era el conductor, ya que aseguró que hace un tiempo había vendido el vehículo. En el hecho interviene el juzgado Correccional de la 6ª nominación y el fiscal en turno.

Pista. Los vecinos de España al 2000 todavía estaban asombrados ayer por la tarde. Un cartel anunciaba que el lubricentro de la familia de Norma estaba cerrado por duelo e indicaba el lugar del velatorio. Lo único dinámico era el ruido incesante de los autos. “Esto es una pista, vienen como locos desde Pellegrini y desde el parque Independencia, acá siempre hay accidentes”, contó Carlos en la esquina sin semáforo de España y Cerrito. Y dijo que el lugar, tranquilo, se transformó en los últimos años.

   Desde la verdulería de la vereda opuesta, un matrimonio asintió. “Todos los días hay problemas, terminan insultándose y hasta hubo choques que terminaron con autos arriba de la vereda”, relataron aunque justo ayer, los comercios abrieron una hora después del accidente.

   María es un joven solidaria que intentó auxiliar a la anciana, que volvía de hacer las compras. “Había mucha gente ayudando, ella no respondía, tenía un golpe muy tremendo en la cabeza”, relató.

   A los pocos metros , mientras se reunía la gente tratando de ayudar a la víctima, la familia de Norma ignoraba a quién habían atropellado. “Fue tremendo escucharlos cuando se dieron cuenta”, relataron.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario