La ciudad

Más denuncias de vecinos por ruidos molestos en el playón del parque España

Aseguran que los jóvenes se aprovechan de la falta de controles para abrir las puertas de los autos y subir el volumen de la música, muy por encima de los márgenes tolerables.

Domingo 11 de Octubre de 2015

Los ruidos molestos en el playón de estacionamiento del parque España siguen generando numerosos inconvenientes en los vecinos de esa zona costera de la ciudad. En horarios nocturnos, ese sector se convierte en tierra dominada por jóvenes que aprovechan la ausencia de controles para abrir las puertas de los autos y subir el volumen de la música muy por encima de los márgenes de tolerancia. Así, el lugar prácticamente se convierte en un complejo a cielo abierto que genera angustia y malestar en los habitantes del barrio durante largas horas de la noche.

   Según reiteradas denuncias, no se puede vivir con tranquilidad en la zona producto de esta mala costumbre que se instaló en los últimos años y que no se ha podido desterrar. “De noche llamamos muchas veces a la GUM (Guardia Urbana Municipal), pero no tenemos respuestas”, se quejó de manera vehemente una vecina ante la consulta de este diario.

   A esta declaración de evidente incomodidad se sumó la postura del concejal Carlos Cardozo, del bloque Unión PRO. “Los niveles de ruido son críticos. Y al funcionamiento de La Misión del Marinero, se suma la proliferación de jóvenes en el playón del parque España que se instalan a hacer la previa todos los jueves, viernes y sábados por la noche con potentes equipos de audio en los baúles de sus autos y la ingesta descontrolada de todo tipo de bebidas alcohólicas en la vía pública. Esto pasa desde hace mucho tiempo, por eso queda claro que falta voluntad política para controlarlo”, señaló el edil.

   De acuerdo a lo sufrido últimamente, los vecinos apuntan que estos problemas se extendieron y ya no sólo incomodan de jueves a sábados, sino que ocurre todas las noches. Provocando lógicos desgastes en aquellas personas que viven cerca y no pueden descansar.

   “En la playa de estacionamiento, al lado del playón, suben la música de los autos al máximo y se ponen a bailar. Los vecinos no nos oponemos al uso de los espacios públicos, pero sí criticamos los ruidos molestos. Todos trabajamos y dormimos muy mal”, se quejó un habitante de un edificio de calle Sarmiento y el parque.

   Para el concejal Cardozo, situaciones similares se viven en otros puntos de la ciudad. “En el Centro de la Juventud, los viernes y domingos a la mañana, hay música que se mete adentro de los departamentos que están cerca”, apuntó. “También está el tema del playón del parque España, que nadie pone ningún límite. Esto ya se abordó cuando hubo un registro de oposición de La Misión del Marinero, no se hizo nada, y no hubo ninguna solución”, agregó.

   Además, destacó uno de los temas más complejos de la ciudad. “En San Martín y Tucumán, Rioja y Mitre, Roca y Santa Fe, y Mitre y Zeballos, hay confiterías bailables en zonas residenciales. Eso genera inevitablemente conflictos con los vecinos y no hay forma de zafar. Hay que trabajar mucho sobre eso”, advirtió Cardozo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS