La Ciudad

Marcharon a Tribunales exigiendo protección para una mujer víctima de violencia

Desde hace nueve meses Melisa G. es amenazada y agredida por su ex pareja, pese a la prohibición de acercamiento

Martes 18 de Agosto de 2020

Melisa G. acumula desde hace nueve meses temor, amenazas, agresiones físicas, verbales y psicológicas, y constantes violaciones a las medidas de protección dictaminadas por la Justicia por parte de Nicolás R., quien hasta noviembre pasado era su pareja. También ya tiene más de una veintena de denuncias en su contra en los Tribunales de Rosario, hasta donde se movilizaron esta mañana un grupo de mujeres nucleadas en el espacio La Palabra Liberada. "Vivas reaccionamos" se leyó en los carteles con los que se acercaron hasta la esquina de Pellegrini y Barcarce, en lo que reflexionaron "es una movilización para prevenir un femicidio", el de Melisa y también el de muchas otras mujeres que pese a denunciar, continúan estando desprotegidas.

Desde el final de su relación de pareja, la mujer comenzó a ser hostigada en forma constante tanto telefónicamente como en forma personal en su domicilio. Llamados, mensajes, agresiones, piedrazos y hasta dejarla a oscuras en su departamento para sorprenderla y amedrentarla fueron apenas algunos de los episodios que con desesperación la mujer llegó a relatar en sus redes sociales, haciendo público el rostro de su agresor.

Melisa había denunciado denunció en varias oportunidades a su agresor, y en junio pasado lo hizo ante el Ministerio Público de la Acusación (MPA) y la investigación quedó en manos de la fiscal María Teresa Granato. Con una medida de protección dictaminada por la Justicia, las agresiones continuaron y nunca cesaron.

Fue a través de su denuncia en las redes sociales que el espacio La Palabra Liberada, un espacio de reflexión que es parte del Club Social, Cultural y Deportivo "El Cóndor", de barrio Echesortu, se puso a la par de las denuncias de la mujer y la acompaña en su reclamo de protección.

"Su situación es de constante hostigamiento cuando esta persona sigue en la calle, violando las medidas dictaminadas por la Justicia, como es la prohibición de acercarse, y así y todo recién hace unas semanas que después de meses, logramos que se le otorgue un botón de pánico", señaló Nicolás Ferele, presidente del club donde funciona el espacio de mujeres, e incluso afirmó que "el acusado tiene antecedentes y denuncias de parejas anteriores, y aún así sigue amenazando con impunidad".

>>Leer más: Ya se registraron al menos 20 femicidios en la provincia en lo que va del año.

Por todas

Si bien esta mañana la movilización llevó el caso de Melisa hasta la puerta de los Tribunales tanto las mujeres como las autoridades del club que estuvieron en el lugar aseguraron que "el objetivo es prevenir un femicidio, en este caso y en otros. Estamos cansados de marchar por hermanas, compañeras y vecinas cuando están muertas", dijo el presidente de la entidad deportiva.

Es más, Ferele recalcó que las víctimas pese a las reiteradas denuncias y advertencias de violaciones de las medidas de protección, "demoran hasta tres meses en lograr tener un botón de pánico. ¿Cómo hacen mientras tanto para garantizar la vida y la integridad física de estas mujeres?".

Un club de puertas abiertas

La Palabra Liberada es un espacio que funciona en el Club El Cóndor, y que es parte de un proyecto de puertas abiertas que lleva adelante la entidad de barrio Echesortu, que además cuenta con un equipo de Género donde brindan contención y asesoramiento a través de un psicólogo, un abogado, médicos y una trabajadora social.

"En estos meses de pandemia, aunque sea en forma virual hemos buscado la manera de seguir encontrándonos y sobre todo de asistir a los socios y vecinos", señaló su presidente, que una y otra vez remarcó "la fuerte función social que se intenta mantener desde el club".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario