La ciudad

Marchan para pedir justicia por un pionero del tatuaje en Rosario que murió atropellado

Familiares, vecinos y amigos de El Caña Oksanich salieron a pedir que encarcelen al conductor que hace un mes causó el accidente y que sea cambiada la carátula. "Fue un asesinato", afirman.

Miércoles 18 de Marzo de 2015

Familiares, vecinos y amigos de Julio Oksanich, quien murió atropellado hace un mes en Avenida del Rosario y Ayacucho, salieron a pedir justicia y reclamaron un cambio de carátula en la causa, ya que consideran que "no fue un accidente, fue un asesinato" debido a la alta velocidad que llevaba el vehículo que lo chocó y los antecedentes del conductor.

Gran cantidad de personas se reunieron esta tarde en la esquina de zona sur donde fue atropellado Oksanich. Es que la víctima, más conocido como El Caña, era un famoso tatuador, pionero de la actividad en Rosario a mediados de la década de los '80 y, sobre todo, una persona considerada muy solidaria.

Gabriela, sobrina de la víctima, señaló que "la causa está caratulada como homicidio culposo, este chico está en libertad", en referencia a Juan Manuel D., de 22 años, quien conducía el Volkswagen Bora que ocasionó el accidente, al atropellar al Fiat Palio, que tumbó y aplastó a Oksanich.

"Lo que queremos es que se cambie la carátula porque no fue un accidente, fue un asesinato. Este chico no podia estar conduciendo por avenida del Rosario a 170 kilómetros por hora, y más con los antecedentes que tiene. Del 2010 al 2012 tenía más de diez choques. Y está procesado en dos causas más, no entiendo cómo tenía carné de conducir", dijo Gabriela.

La sobrina de El Caña dijo que el acusado "es un chico al que le gusta correr, tiene el auto preparado con toma de aire, turbo, pero ahora está en libertad, muy tranquilo en su casa, preocupado porque no ternía dinero para arreglar el auto".

"Queremos que se haga justicia, basta de impunidad, por favor", sostuvo, en consonancia con el reclamo de sus allegados y conocidos que esta tarde aplaudieron y corearon el nombre de El Caña Oksanich.

Una mujer del barrio aseguró que "era buenísimo, excelente persona". Uno de sus amigos recordó con orgullo que "fue el primer tatuador acá en Rosario, muy buen profesional, muy buen amigo, una pérdida muy grande".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS