La ciudad

"Maravilla" Martínez habló con chicos de cómo pelear en la vida

El boxeador brindó una charla en la Escuela 1.400 ante jóvenes de la zona noroeste. Contó sus experiencias y los incentivó en el deporte.

Jueves 18 de Abril de 2019

"¿Mientras estabas arriba del ring, no pensaste que no servías para eso?". Micrófono en mano, Maximiliano pregunta con la timidez de los 15 años, pero se hace escuchar. Vive "en las casitas nuevas" de la Zona Cero y desde hace nueve meses hace boxeo, una práctica a la que lo llevó primero su papá y ahora retomó con sus amigos. La respuesta fue afirmativa y vino nada menos que del ex campeón mundial superwelter y mediano Sergio "Maravilla" Martínez, una figura del deporte que, tras su retiro, se reconvirtió en un personaje mediático con su participación en el ciclo Bailando por un Sueño, que hace stand up, escribe y ahora, tras cinco años alejado del deporte, volvió a entrenar para subirse al ring nuevamente antes de fin de año. "Todo boxeador salió de un barrio bajo, no hay ni una sola excepción en la historia, por eso siento que mi experiencia les puede servir", dijo el ex campeón, y afirmó: "Hay un día en que sos campeón, pero también hay un día en que dejás de serlo"-

El intercambio se dio en la escuela Nº 1.400 del ahora llamado barrio Roberto Fontanarrosa, en el extremo noroeste de la ciudad. Hasta el salón de actos llegó el ex campeón, convocado por el gobierno de la provincia a través de la Agencia de Prevención de Consumo de Drogas y Tratamiento Integral de las Adicciones (Aprecod), el Gabinete Joven y el Plan Abre; en una apuesta a motivar a los adolescentes y jóvenes del barrio, algunos ya incluidos en programas como el Nueva Oportunidad, a sumarse a actividades deportivas.

El boxeo, particularmente, es una iniciativa que ya se está desarrollando en la capital provincial y que en Villa Gobernador Gálvez reúne a más de 40 adolescentes a través de diferentes entidades. En este enclave rosarino ya están pensando en abrir una propuesta similar para la segunda mitad del año con epicentro en el Polideportivo Cristalería y, en ese marco, la voz del ex campeón, pero además conocido por todos, llegó al barrio para contar su experiencia arriba y abajo del cuadrilátero.

Intercambio

Lo primero que les contó a los jóvenes es que nació en Avellaneda, Buenos Aires, y que vivió en Quilmes, y aseguró conocer las condiciones y las frustraciones con las que hay que lidiar todos los días. "Soy un tipo que la peleó y la pasó mal", les dijo y, lejos de sentirse un motivador, consideró: "Apenas siento que les puedo servir de ejemplo, porque todo boxeador salió de un barrio bajo, no hay ni una excepción en la historia, y nunca jamás uno de los que levantó el cinturón de campeón vino de un barrio bien".

Sin embargo, la apuesta no fue convocar a los chicos a ser campeones ni modelos de éxito. "Tienen que aprender a convivir con la frustración, porque sos campeón, pero un día dejás de serlo", aseguró, y remarcó: "Yo fui boxeador porque fui primero un futbolista frustrado".

Sin embargo, rescató el camino que debe transitarse. "La posibilidad de soñar que da el deporte, de eso hablo; de esa chance de un pibe que viene de la marginalidad, sumergido a 800 metros bajo tierra y que tiene como destino morirse a los 23 años, como me pasó a mí, de poder soñar con ser campeón —afirmó—. Y probablemente no lo sea, pero si se levanta todos los días a entrenar, ya está ganando".

Los miedos, las drogas, los narcos en los barrios, la muerte misma y la batalla de todos los días fueron planteados a lo largo del encuentro. "¿Cuándo estuvo fácil la cosa?", preguntó a la plantea cuando se le marcó que se viven tiempos difíciles.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario