La ciudad

Mandar los chicos a la escuela saldrá en 2015 un 25% más que el año pasado

Es el aumento de los útiles. La canasta básica, de 24 artículos, arranca en $ 430. Si se agregan zapatillas y delantal, hay que sumar $ 300 para mandar a un nene a la escuela.

Miércoles 11 de Febrero de 2015

Al menos en Rosario, las grandes librerías estiman que este año mandar un nene a la escuela saldrá entre un 20 y un 25 por ciento más que en el 2014. A nivel nacional, un exhaustivo relevamiento de 40 artículos realizado por la organización Consumidores Libres mostró que el equipamiento básico (incluyendo guardapolvo y zapatillas de lona) superará los 1.158 pesos por chico, lo que implica una suba del 27 % respecto del año pasado.
     Localmente, varios de los productos relevados por la entidad se consiguen a un menor precio y por ende la canasta de 24 útiles escolares puede armarse a partir de 430 pesos, a los que si se agregan un delantal y zapatillas económicas habrá que sumar otros 300. Eso sí: para arriba casi no hay límites, no sólo en función de la calidad (una buena mochila, por ejemplo, sale más de mil pesos), sino de si corresponden a licencias internacionales y “cotizan en bolsa” gracias a la publicidad.
  Con menos desconcierto que el que produjo la fuerte devaluación del verano pasado, este año las familias ya salieron a hacer las compras para el ciclo escolar, que comenzará el 2 de marzo, en poco más de dos semanas.
  Así, las librerías de la ciudad, por ejemplo, ostentan carteles promocionales con el lema de “Vuelta al cole” en sus vidrieras. Como ocurre en muchos otros rubros, los descuentos de las tarjetas de crédito (por lapsos puntuales o por un día determinado de la semana) de hasta el 30 por ciento funcionan como imán para padres que, además, en muchos casos, ya disponen de las famosas listas de artículos sugeridas o directamente solicitadas por las escuelas.
  Y a decir verdad, en una recorrida que realizó ayer La Capital , los locales se vieron concurridos. En algunos casos, no sólo por padres con niños en edad escolar enzarzados en el clásico tire y afloje de “quiero esto” y “deme esto”, sino también por estudiantes universitarios que ya están en pleno período de exámenes.
  “Si se quiere, el inicio de clases es la temporada comercial más larga de todas”, reflexionó el encargado del local de Lader ubicado en Sarmiento al 800, Diego Martínez, al comparar este período con otras fechas que activan las ventas, como Navidad o el Día del Niño.

Cálculo global. A nivel nacional, Consumidores Libres estimó una suba promedio de la canasta escolar del orden del 27,04 % —con alzas puntuales de hasta un 60%, pero otras de menos del 10— luego de ponderar la evolución de precios de 40 artículos.
  Sin embargo, a nivel local tanto en Lader como en La Cubana calcularon que el incremento no va más allá del 20 al 25 por ciento.
  Y efectivamente, al relevar precio por precio de los considerados por la organización que dirige Héctor Polino, se evidencia que a nivel local los números son levemente inferiores.
  “Es que este año, aparte de las promociones muy convenientes con tarjetas, se ha intentado traer muchas ofertas”, señaló Martínez. Como ejemplos, mencionó sacapuntas o reglas a sólo 2 pesos, un cuaderno Triunfo de tapa dura y 48 hojas a 20, un repuesto de 400 hojas Campeón a 39,90.
  Claro que, como en todos los rubros, el consumo está muy segmentado en función del poder adquisitivo. Para graficarlo: así como una mochila económica de espalda se puede conseguir a partir de 170 pesos, una Elf con carro no baja de 1.000 o 1.100, e incluso las hay más mucho más caras (como las Samsonite, en marroquinerías).
  Y por supuesto, los útiles de personajes, películas o licencias internacionales promocionados por la TV muestran precios más altos.
      Aun así, también se ven ofertas entre ellos, como unas tentadoras carpetas de Pucca o Superman a 20 pesos, o unas canoplas con esas mismas imágenes a 45.
  De allí para arriba no hay techo. Todo depende de lo que los chicos pidan y los padres puedan o estén dispuestos a gastar.
     “Que quede claro que acá en el centro hay otro poder adquisitivo que en los barrios”, señaló Martínez.
   En la librería Tomy, de Córdoba al 1000, por ejemplo, una mamá “orientaba” ayer a su hijo para completar los útiles que este año usará para cursar 4º grado en el Colegio Alemán.
  “Yo ya llevo gastados más de mil pesos en útiles, sin contar zapatillas y zapatos, que van a costar bastante más que otros mil, ni tampoco el uniforme”, sacó la cuenta Cecilia.
      En total, para ese colegio privado de primer nivel, arrancar el año demandará mucho más de 3 mil pesos. “Toda una inversión”, admitió la mujer.
  Obviamente, ese no será el caso de la mayoría, que en un rango medio tendrá que desembolsar arriba de 700.
      Para sus familias, sobre todo si tienen varios chicos, con seguridad esa erogación también representará todo un esfuerzo.
        Así las cosas, la llegada de las clases sin dudas repercutirá en los bolsillos familiares.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario