La ciudad

Luces y sombras en la mirada de los locales

A más de dos años de iniciadas las obras de remodelación del casco histórico, en particular la nivelación de veredas de Sarmiento del 600 al 900 los comerciantes evidencian algunas críticas.

Lunes 09 de Abril de 2018

A más de dos años de iniciadas las obras de remodelación del casco histórico, en particular la nivelación de veredas de Sarmiento del 600 al 900 los comerciantes evidencian algunas críticas. "Los pusieron, y a los pocos días ya estaban todos chocados. No se ven", expresaron.

En Sarmiento al 900 funciona una peluquería tradicional del microcentro. Desde allí, Miriam hace su balance del plan de revitalización que involucró su zona comercial. "Con los tres meses de la obra ya fue demasiado, ahora rompieron para arreglar pero dejaron la basura en la vereda. Y al sacarnos el colectivo, nos bajaron las ventas y nos subieron los impuestos. Por Entre Ríos, quedó distinto", destacó la comerciante.

Al lado funciona un parking para estacionar por horas. Desde allí, Daniel bendijo las reformas. "Chocar los pretiles, todos los días. A mi me conviene porque hay que pagar el estacionamiento. Hay mas movimiento de gente, y pasan todos a marcha lenta. Es positivo, me benefició. Al no poder estacionar, la gente debe recurrir a la cochera".

"No quedó feo pero estuvieron demasiado tiempo con la calle intransitable y se perdieron muchas ventas", dijo Fernando para incluir en las quejas la inseguridad de la mano del robo de las mecheras, de las que fue víctima. "Los pretiles están todos rotos. Quedó lindo, pero siguen rompiendo. Es demasiada la molestia y el plazo muy largo", subrayó el titular de una regalería y bijouterie de Sarmientio al 900.

Alba recién inauguró su zapatería y marroquinería en Sarmiento al 800 pero desde hace décadas tiene locales en las galerías de la zona. Tras quejarse por la eliminación de los colectivos, enfocó sus críticas a lo extenso en el plazo de obras. "Es una prolongación de lo que hizo Macri en Buenos Aires, allá se justifica por el turismo internacional, pero acá muy poco. Los zorros (inspectores) no hacen multas, y te cobran cualquier plata para estacionar en una cochera. En Rioja, autos y bicisenda es de no creer. No me benefició nada".

Mariano atiende un kiosco en Sarmiento al 700. "Los pretiles son de mala calidad. Además no hay cestos de basura y los asientos se usan muy poco", apuntó. Vicky es encargada de un negocio de regalos en la misma cuadra. "Me llevé puesto un pretil, y los autos se los llevan puesto. La esquina es un caos para cruzar. A nivel personal no me gustó. Y la arenilla dejó mucha mugre", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario