La ciudad

Los usuarios dicen que es difícil encontrar colectivos refrigerados en la ciudad

Tras la polémica por el servicio de aire acondicionado en las unidades, La Capital abordó varias líneas del transporte urbano de pasajeros y conseguir aire acondicionado no fue nada fácil.

Sábado 06 de Febrero de 2016

Llegó la mitad de verano y las temperaturas, con subas y bajas, se encaminan a los 40 grados para este fin de semana. El calor persiste, al igual que la rutina de los rosarinos que deben desplazarse de un punto a otro de la ciudad. Todo esto en el marco de la polémica por el servicio de aire acondicionado en las distintas líneas del Transporte Urbano de Pasajeros (TUP) y luego de un cruce entre el Ejecutivo y el Concejo locales acerca de qué es exigible y qué no respecto de ese servicio. Los pasajeros coinciden: con suerte les toca viajar en una unidad con aire. Algunos no desisten del beneficio y esperan a que pase un colectivo refrigerado. Pero la mayoría no tiene tanto tiempo y por eso suele recurrir sólo a las ventanillas abiertas para bajar un poco la temperatura del cuerpo.

Hace dos semanas, Héctor Zanda, coordinador de la Secretaría de Transporte y Movilidad de la Municipalidad, aseguró que el 58 por ciento de las unidades de Transporte Urbano de Pasajeros que circula en verano cuenta con servicio de aire acondicionado. Sin embargo, aclaró que las empresas que prestan servicios en la ciudad —Rosario Bus, Semtur y La Mixta— no están obligadas a acondicionar los coches y, de hecho, hicieron "un esfuerzo para contar con ese equipamiento a bordo".

Los concejales del PRO salieron al cruce de esas declaraciones y solicitaron al Ejecutivo municipal que informe la cantidad precisa de unidades que cuentan con aire acondicionado y a qué líneas pertenecen. La polémica quedó planteada.

Mientras tanto, en el microcentro la mayoría de los colectivos circula a ventanilla abierta. La Capital se propuso realizar un pequeño relevamiento de las líneas que atraviesan este sector, y el resultado fue en sintonía con los relatos que hacen los usuarios que utilizan el bondi como único medio de transporte: conseguir uno que esté fresco, no es fácil; aunque a veces toca.

Testimonios. Lida tiene 64 años. Es planchadora en Puerto Norte y hasta allí se traslada todos los días desde su casa de barrio Jorge Cura. Por lo general asciende y desciende de cuatro colectivos, casi siempre de la línea 110, perteneciente a Rosario Bus. "Nunca me tocan colectivos con aire. El año pasado por ahí alguno agarraba, pero este verano ninguno. A veces me tomo el 129 (Rosario Bus) o el 135 (Semtur) y esos a veces tienen", detalló la mujer.

Walter y Gladys también son usuarios asiduos del 110. Y también utilizan el 129 (Rosario Bus), el 131 y el 132 (ambas líneas de Semtur). Tienen 82 y 84 años, están casados y viven juntos en barrio Parque Casado. "Al colectivo los usamos para venir al centro", contaron, mientras esperaban en el andén de la plaza Montenegro al resguardo del sol. "La realidad es que es más común que no tengan aire a que tengan. Son muy pocos los que tomamos y nos tocan con aire. Y la gente no puede quedarse esperando a que pase uno que sí tenga porque pierde el tiempo". Marta tiene la misma edad y no opina lo mismo: "Si no tienen aire, con este calor yo no me subo. A veces dejo pasar dos y el tercero que llega tiene. Te das cuenta porque las ventanillas están cerradas". Ella suele tomar el 142 o el 143 (Rosario Bus)

Los pasajeros que van a zona norte, cuentan más o menos lo mismo. Cambian las líneas y las empresas que las manejan, pero los relatos no se modifican en sustancia. "Yo soy artesana y vivo en Cristalería", relató Luciana, de 32 años, que en una cajita llevaba los duendes de porcelana fría que vende en España y San Lorenzo. Toma el 102 y el 107 todos los días, ambos de Rosario Bus. En la primera nunca hay aire acondicionado, dijo. "El 107 sí. A veces", añadió.

Los choferes de los colectivos prefirieron no decir mucho. Algunos, pidiendo reserva de identidad y línea, contaron que hay varios colectivos que cuentan con el servicio, pero también hay muchos que no. O lo tienen roto. "Se juntan varias cosas. Porque hay colectivos donde hay aire, pero la gente es muy irrespetuosa e igual abre las ventanillas. Y uno no puede estar controlando eso todo el tiempo", graficó un colectivero. "Y muchas compañeros cuando pasa esto lo que hacen es subir todavía más el aire. Y eso le exige mucho al motor y se termina rompiendo todo".

Según se informó desde la Municipalidad, las 704 unidades que componen el transporte urbano de pasajeros en época invernal, actualmente, en pleno verano, se reducen a 558 servicios y de ellas 322 unidades tienen aire acondicionado. Es decir que las frecuencias bajaron un 21 por ciento para la época estival, mientras que en el mismo período descendió un 43 por ciento la cantidad de usuarios a bordo.

Como en verano se reduce la cantidad de micros por la temporada estival y la cantidad de unidades con aire sigue siendo la misma, el porcentaje sube a un 58 por ciento.

Más allá de la baja estacional y del aumento proporcional de los colectivos refrigerados, el bochorno de las altas temperaturas desató las quejas de usuarios.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario