La ciudad

Los trabajadores del Hospital Italiano esperan una rápida definición del juez

Ese dictamen judicial será determinante para la anhelada reactivación de la entidad y, según entienden los empleados, se conocería en los próximos días. Hay tres oferentes.  

Sábado 23 de Abril de 2016

Profesionales y trabajadores del Hospital Italiano aguardan con mucha ansiedad una resolución del juez en lo Civil y Comercial, Marcelo Quiroga, quien lleva adelante la causa del tradicional centro de salud de la ciudad. Ese dictamen judicial será determinante para la anhelada reactivación de la entidad y, según entienden los empleados, se conocería en los próximos días. “Hay tres oferentes formales y la Justicia será la encargada de decidir cuál es la mejor propuesta. Nosotros ya le expresamos a cada uno los requerimientos y las necesidades de los trabajadores. Queremos que nos garanticen los 400 puestos laborales y también el cuerpo médico”, detalló Marcelo Liparelli, secretario adjunto de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad de Rosario y el sur provincial (Atsa Rosario).

   “Creemos que estamos en la recta final de esta lucha. Nos parece que el juez seguramente le pedirá a cada uno de los oferentes que amplíen sus propuestas para que especifiquen lo que tienen pensado hacer con los trabajadores. Por supuesto que lo que queremos es que se conserven las fuentes de trabajo, y eso incluye la antigüedad y el reconocimiento de las deudas salariales, entre otras cosas”, apuntó el sindicalista Liparelli.

   Vale recordar que se presentaron tres grupos empresarios con la intención de hacerse cargo de la administración del hospital de Virasoro al 1300. Los interesados son la Asociación Mutual Argentina, la Casa del Médico Mutual, y el médico cardiocirujano Rafael Díaz.

   La Asociación Mutual Argentina está relacionada al empresario Fernando Riccomi, titular de la obra social prepaga Medycin. En tanto, la Casa del Médico Mutual está vinculada a Carlos Tita, empresario de la salud privada de Rafaela, que en la ciudad administró el ex sanatorio Julio Corzo.

   Por su parte, Rafael Díaz es fundador de Cardiología del Instituto Cardiovascular Rosario y está relacionado a la Fundación Favaloro. Se presentó ante el juez a título personal.

   “Nosotros no tenemos preferencias. A los tres les exigimos lo mismo. Aspiramos a conservar las fuentes de trabajo, con la antigüedad y los beneficios correspondientes, el pago de sueldos atrasados en el momento de ingreso, y el reconocimiento con pago de la deuda”, comentó el gremialista.

   “Ahora falta que precisen oficialmente, por escrito, en el expediente, este tipo de compromisos de los que hablamos en las reuniones. Por eso, tanto nosotros como los interventores estamos ansiosos porque eso será determinante para la decisión del juez”, advirtió el dirigente.

   El hospital atraviesa una severa crisis económica-financiera, se encuentra intervenido judicialmente desde octubre del año pasado y en la actualidad tiene ocupadas 70 camas de las 200 disponibles.

El efector sólo sobrevivió por el esfuerzo de los empleados, a quienes les deben los aguinaldos del año pasado, el 70 por ciento del sueldo de enero, más los meses de febrero y marzo.

   “Ya con tres propuestas firmes, esto se tiene que estar definiendo en los próximos días. La última palabra la tendrá el juez”, remarcó Liparelli.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario