La ciudad

Los taxistas quieren restringir el servicio nocturno por la inseguridad

La medida impediría levantar usuarios en la calle. La oposición en el Concejo lo avala, pero el municipio la rechazó de plano. Choferes pretenden transportar sólo vía radiotaxi.

Viernes 25 de Septiembre de 2015

Ante la ola de robos violentos que padecen los taxistas durante la noche en Rosario, el Sindicato de Peones pretende adoptar una restricción en el servicio. "La idea es que desde las 22 y hasta las 6 de la mañana sólo se transporten pasajeros que hayan solicitado el viaje a través del radiotaxi", planteó el secretario gremial de la entidad sindical, Horacio Gianotti. "De esta forma queda registrado el número de la línea y se puede averiguar la identidad del pasajero", amplió. Parte de la oposición en el Concejo avaló la medida por la inseguridad que existe en la ciudad, pero el municipio la rechazó de plano por "inviable".

El secretario gremial de los peones sugirió esta medida a raíz del notable crecimiento de los asaltos y agresiones al sector. "Por noche se registran entre cuatro y cinco robos, la situación está muy complicada", precisó.

El último incidente, por demás de impactante, ocurrió el fin de semana en la zona oeste. De acuerdo a la denuncia judicial, el domingo pasado un taxista fue asaltado por cuatro delincuentes en Cerrito al 7600. Cuando escapaban con la recaudación, el chofer disparó varias veces y terminó ejecutando a uno de los cómplices, de 15 años.

En ese marco, Gianotti mencionó que los conductores de taxis evalúan no levantar más pasajeros en la vía pública durante la noche. "Es una opción que ya se ha mencionado en otras oportunidades y ahora cobra mayor impulso por la situación que se está viviendo", señaló a La Ocho.

Según el dirigente gremial, "la medida se aplica en otras grandes ciudades y ha dado resultado para reducir los hechos de inseguridad durante la noche".

"La idea —siguió— es que entre las 22 y las 6 de la mañana sólo podamos transportar a los pasajeros que hayan pedido el viaje a través de la radiollamada. De esta forma queda asentado el número de la línea, se puede averiguar la identidad del usuario y tal vez ayude a bajar los hechos violentos".

La reacción al planteo del gremio de los peones no se hizo esperar. El presidente de la Cámara de Titulares de Licencias de Taxis de Rosario (Catiltar), José Tornambé, admitió que "es una opción que se puede llegar a evaluar ante un escenario tan complicado".

"En algunos lugares del mundo la medida funcionó. Habría que ver cómo se instrumenta, podría salirnos el tiro por la culata y generar un incremento del trabajo de los remises ilegales", advirtió.

Una mirada más crítica tuvo Mario Cesca, de la Asociación de Titulares de Taxis Independientes (Atti). "Los viajes que hacemos a través de la radiollamada representan sólo el 14 por ciento del total. Con ese criterio no vale la pena salir a trabajar a la noche", disparó.

Para Cesca, "el problema de la inseguridad hay que atacarlo seriamente. Con esta idea equivocamos el camino. Tiene que haber más, pero especialmente mejores policías, que cumplan con su deber de cuidar a la población".

En el Concejo la medida encontró eco favorable. El edil Osvaldo Miatello (PJ), integrante de la comisión de Servicios Públicos y vicepresidente del Ente de la Movilidad, avaló el planteo gremial y señaló: "Estoy de acuerdo, no hay rosarino que no tenga celular como para llamar, y muchos tienen teléfonos inteligentes como para bajar la aplicación".

Miatello recordó que se trata de "una medida que se ha planteado en otras oportunidades y nunca avanzó. Hoy, ante la situación de inseguridad que vive la ciudad de Rosario, es para analizarlo con seriedad".

El presidente de la comisión de Seguridad del cuerpo, el justicialista Diego Giuliano, ubicó el debate "en una ciudad que está en emergencia en este tema desde el año 2012. En ese marco surgen estos planteos de restricción de servicios, que son entendibles para quienes no encuentran respuesta desde el Estado".

Según Giuliano, "la solución pasa por implementar un plan serio e integral en materia de seguridad. Sin ese plan vamos hacia excepciones, restricciones y menor calidad de vida".

Por su parte, el subsecretario de Servicios Públicos, Diego Leone, rechazó la sugerencia del gremio de peones. "Es inviable, el servicio de taxis es público y permanente, no se puede restringir", indicó.

“Estamos totalmente indefensos”

El Sindicato de Peones de Taxis advirtió que el sector atraviesa “una situación de indefensión total” por el incremento de robos y agresiones. “La situación es tan complicada que a veces algunos trabajadores tienen que defenderse por sus propios medios”, afirmó el secretario gremial de la entidad sindical, Horacio Gianotti, en relación al chofer acusado de asesinar a balazos a un adolescente que lo asaltó en Cochet al 7600.
  Gianotti remarcó que “como dirigente gremial, no puedo avalar ni justificar este lamentable hecho”, pero remarcó: “Lo ocurrido es la lamentable reacción que puede tener un trabajador ante la indefensión por la falta de seguridad que se vive en la calle”.
  Según el secretario gremial de los peones, “móviles y personal de seguridad hay en las calles de Rosario. Nunca he visto tanta cantidad de efectivos trabajando en la calle, pero lo curioso es que se ha duplicado la cantidad de asaltos a taxistas”.
  Gianotti dijo que “la mayoría de los taxistas no lleva armas arriba de los coches. Desde hace más de un año y medio, cuando desembarcó la Gendarmería y las otras fuerzas federales, se hicieron requisas permanentes para ver si había armas en los taxis. Eso ha desalentado a que los trabajadores lleven armas en los autos”.
  Y más adelante agregó: “Siempre advertimos que está prohibido que un chofer tenga un arma, ya sea cuchillos o revólveres, arriba del auto para evitar estas situaciones. Por 300 pesos que te puedan sacar de la recaudación, no se puede justificar que esto termine así”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS