La ciudad

Los santafesinos dejaron en condiciones 350 escuelas y Binner pintó la de su hijo

De manera simultánea en toda la provincia, frentes, aulas y distintos mobiliarios de más de 350 escuelas fueron pintados y reacondicionados ayer en el marco de un proyecto solidario lanzado por el Ministerio de Educación santafesino. Para las autoridades el balance positivo de la convocatoria, a la que adhirieron distintos actores sociales...

Domingo 17 de Febrero de 2008

De manera simultánea en toda la provincia, frentes, aulas y distintos mobiliarios de más de 350 escuelas fueron pintados y reacondicionados ayer en el marco de un proyecto solidario lanzado por el Ministerio de Educación santafesino. Para las autoridades el balance positivo de la convocatoria, a la que adhirieron distintos actores sociales, demostró que “la solidaridad es la única alternativa”.

A la iniciativa denominada “Dale una mano a tu escuela”, que arrancó a las 10 y concluyó sobre las 20, se plegaron padres, cooperadores, docentes, alumnos, vecinales, asociaciones intermedias, estudiantes universitarios y empresas de distintos rubros.

Hasta el gobernador Hermes Binner tomó el pincel y el rodillo para refrescar la escuela Nº 6.384 Almirante Brown, ubicada en la capital provincial, a la que concurrirá su hijo Emilio. Lo hizo acompañado por su esposa y el pequeño, además de la ministra de Educación, Elida Rasino.

“Necesitamos el compromiso de la sociedad para con la educación de nuestros hijos”, aseguró Binner, quien instó a reiterar la actividad durante todo el año.

Planteo. Además, aprovechó para pedirles a intendentes y presidentes comunales que “cumplan con el Fondo de Asistencia Educativa (FAE) para que las cooperadoras sean parte de la responsabilidad de mantener la escuela”.

Luego se dirigió a otros colegios santafesinos y de Santo Tomé. En la regional IV de Educación, que incluye a la capital provincial, fueron 71 las escuelas refaccionadas.

Paralelamente, en Rosario, donde el programa abarcó a más de 100 establecimientos educativos, el intendente Miguel Lifschitz estuvo en la escuela Nº 58 Juan Bautista Alberdi (Ayacucho 1544, distrito Centro), donde cursó la primaria.

También hizo lo propio en la institución emplazada en Caña de Ambar 1635 (barrio Las Flores), escenario del trabajo social de Claudio Pocho Lepratti, el militante asesinado durante la represión policial de diciembre de 2001.

Lifschitz recorrió otras escuelas (una por cada distrito) junto a integrantes del gabinete municipal. Pasado el mediodía, la adhesión al proyecto en la ciudad era de 1.350 personas.

El intenso calor de la tarde no aplacó voluntades en la escuela Nº 64 Pablo Richieri, de Moreno 965. Mientras cooperadores e integrantes del movimiento universitario Sur se repartían tareas en el primer piso, en el hall central de la planta baja (los pizarrones quedaron como nuevos) un pintor voluntario retocaba, en la cima de su escalera plegable, el marco de un puerta.

Todos agradecieron la visita de los ex combatientes de Malvinas, que les acercaron alfajores y mate cosido. “La unión hace la fuerza”, resumió una integrante de la cooperadora, al tiempo que los jóvenes matizaban su trabajo con rock a todo volumen.

Además de las pinceladas se realizaron tareas de limpieza. La campaña fue posible por la ayuda brindada por varias entidades, instituciones intermedias y empresas que donaron materiales.

Si bien el balance trazado por Rasino fue positivo (“se pudo entender que la solidaridad es la única alternativa”, dijo), la iniciativa instaló el debate entre aquellos que sostienen que el Estado es el encargado de los arreglos en las escuelas y los que respaldaron una acción solidaria por parte de la comunidad educativa.

Varios de los colegios están contemplados por el proyecto de refacción recientemente lanzado por la Casa Gris, con una inversión de 30.000.000 de pesos, frente al inminente inicio del ciclo lectivo.

Se trata del primer objetivo impuesto por Binner tras consagrarse gobernador en septiembre pasado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario