LA CIUDAD

Los rosarinos están a favor de la despenalización del cultivo medicinal de cannabis

El 87% se mostró de acuerdo con las últimas medidas nacionales de legalización y el 53% ya conoce a alguien que lo utiliza

Viernes 20 de Agosto de 2021

El uso del cannabis y su cultivo para uso medicinal, una batalla que impulsaron desde el día cero mujeres y madres dispersas a lo largo y ancho del país, va dando los primeros pasos incluso en medio de la pandemia. A la par de la firma del decreto nacional que legalizó el autocultivo, la puesta en marcha de registro único nacional donde los usuarios de cannabis medicinal ya pueden inscribirse y el avance de la producción de aceite de cannabis en la provincia a través del Laboratorio de Industrias Farmacéuticas (LIF), la mirada de los rosarinos sobre el tema está lejos de ser punitiva. El 87 por ciento de los consultados en una encuesta realizada durante los primeros días de agosto se manifestó a favor de la despenalización del cultivo e incluso una cifra cercana al 80 por ciento conocía las últimas medidas tomadas en ese sentido por el gobierno nacional. En más de la mitad de los casos, conocen alguien que ya lo utiliza.

El estudio fue llevado adelante entre más de 400 rosarinos mayores de 18 años por la agencia Inmediata, en una consulta solicitada por la diputada provincial Lucila De Ponti (Frente de Todos), justamente en el marco de la implementación del Reprocann.

“Hay que naturalizar la discusión sobre una cuestión de salud”, aseguró la diputada De Ponti tras conocer los resultados del trabajo y consideró que “la información y concientización es clave para erradicar la estigmatización que existe sobre productores y usuarios de una actividad que se encuentra extendida”.

La discusión a nivel nacional como provincial dio algunos resultados a favor del pedido de las familias y sobre todo de las organizaciones de madres que impulsan la despenalización de los cultivos, y que por años para garantizar el tratamiento de sus hijos se enfrentaron al riesgo que implicaba la ley de drogas vigente, que establecía penas de hasta 15 años de prisión.

La mirada local

"Hoy existe un registro que garantiza el acceso a este insumo medicinal y le brinda un marco de protección a quienes cultivan para los demás o realizan autocultivo”, explicó De Ponti, sobre el sistema que se puso en marcha en marzo de 2021 y que fue el resultado del decreto nacional que el presidente Alberto Fernández firmó en noviembre de 2020 despenalizando el cultivo de cannabis para su uso medicinal.

Las medidas claramente son conocidas por los rosarinos, que en el 79 por ciento de los casos dijeron estar al tanto de la normativa y un 13,5 por ciento dijo estar "muy informado". Además, el 87 por ciento dijo estar a favor del paso dado hacia la regulación de un sistema de usuarios y un 45 por ciento admitió estar "totalmente de acuerdo".

Sin embargo, además del nivel de conocimiento y aceptación, el uso medicinal de cannabis ha logrado una mayor aceptación entre los profesionales de la salud y más de la mitad de los entrevistados (53%) dieron conocer a alguien que actualmente lo está utilizando para paliar una dolencia o patología específica.

De ese universo, el 28 por ciento de los entrevistados conoce situaciones donde el usuario debe recurrir al mercado para adquirirlo, pero en un 8 por ciento de los casos lo produce el propio usuario y otro 6 por ciento lo adquiere a quien se lo produce en forma exclusiva.

En paralelo a las medidas nacionales, en Santa Fe avanza la producción del primer lote de acetite que puso en marcha en junio pasado el laboratorio estatal LIF y que estaría terminada en estas semanas. Es que de acuerdo a los datos de 2020, solo entre los pacientes del Iapos y de los hospitales públicos ya se recetaron entre 900 y mil frascos de aceite para el tratamiento de pacientes con epilepsias refractarias, y para cubrir esta demanda el LIF necesita producir entre 30 y 40 litros de aceite.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario