La ciudad

Los propietarios VIP eligen el diseño y los "amenities"

Para el presidente de la Cámara Inmobiliaria de Rosario, Javier Grandinetti, el resurgimiento de los departamentos de alta gama era un “fenómeno previsible” empujado por “el polo regional en que se ha convertido Rosario”.

Domingo 06 de Enero de 2008

Para el presidente de la Cámara Inmobiliaria de Rosario, Javier Grandinetti, el resurgimiento de los departamentos de alta gama era un “fenómeno previsible” empujado por “el polo regional en que se ha convertido Rosario”. Pero otra gama de elementos se combinan para cotizar el metro cuadrado “que estimativamente se ubica entre los 1.600 y los 3 mil dólares”, dijo. Ya no existen valores estándar para valuar un departamento, sino que para saber la cotización exacta deben combinarse: diseño, firma del arquitecto, amenities, exclusividad, ubicación, seguridad y tecnología, entre los ítems por lo que un sector adinerado de la sociedad puede darse una vida de lujo.
  Grandinetti hizo un racconto tomando al consumo como patrón de medida. “En la última década vimos que primero la gente salía a cenar, luego llegó la ropa de locales de Buenos Aires y los shoppings, a los que le siguieron los coches importados de categoría, y finalmente la cadena se completó con el bien más costoso que es el inmueble”, repasó.

A tener en cuenta. Pero la vuelta de los departamentos de categoría o alta gama ahora tiene en cuenta factores como el diseño de fachada, el arquitecto, las áreas sociales, las recepciones, lobbies, sectores de esparcimiento, seguridad, alta tecnología, spa, gimnasio, pileta, sauna y la exclusividad del edificio o condominio.
  Si un departamento estándar en la zona de 27 de Febrero, Francia y el río tiene un margen de oscilación de un 25 por ciento entre el más barato y el más caro, para el rubro alta gama este porcentual se dispara.
  Con implicancias como calidad de construcción, amenities y diseño, entre otras cuestiones, el metro cuadrado en altura puede costar entre 1.600 y 3 mil dólares el metro cuadrado. “Incluso se privilegia más el metro cuadrado que la superficie exclusiva de un inmueble. Por ejemplo si una torre tiene pisos exclusivos y otros semiexclusivos, estos últimos tendrán un valor superior por estar en un entorno privilegiado y seguramente los 200 metros cuadrados costarán un poco más que los 450 metros cuadrados del piso de arriba”, graficó Grandinetti.

Clientes de la región. Otro elemento notable de la alta gama inmobiliaria es la incorporación de público fuera de los límites de la ciudad. “En los 90, Rosario se miraba para adentro con un mercado bien local, ahora esto fue cambiando y se han incorporado clientes de la región por los beneficios del puente a Victoria y otras obras de infraestrucutura. Tenemos registrados propietarios de Nogoyá, Gualeguay, en Entre Ríos o también gente de la capital provincial que ven en Rosario una buena oportunidad de consumir en los shoppings o disfrutar de espectáculos sin estar atados a Capital Federal”, destacó el empresario.
  Esta sinergia hizo que el mercado atraiga también cordobeses y bonaerenses transformando a la ciudad en un polo regional. Una tendencia que, afirman, se acentuará cuando se concreten los proyectos en construcción dentro del parque Scalabrini Ortiz. El ex predio ferroviario atraviesa actualmente una revolución urbanística.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario