La ciudad

"Los números de los ingresantes a la UNR no aseguran la igualdad"

Para el Programa de Género, es necesario analizar el rol de la mujer en la toma de decisiones y la gestión.

Domingo 17 de Febrero de 2019

Si bien los números indican que casi dos de cada tres alumnos que ingresan a la UNR son mujeres, desde la propia Universidad relativizaron la importancia de esa cantidad. "No es tan relevante que las mujeres ronden el 60 por ciento, es una situación casi de paridad que acompañó el marco de una evolución histórica de avance y pelea de las mujeres que fueron ganando ese lugar. Sería curioso si fuese del 75 u 80, eso sí sería un fenómeno", dijo en ese sentido la Directora del Programa Género y Universidad de la UNR, Patricia Rojo. Los números oficiales sobre el total de la población argentina arrojan un número cercano a 51,5 por ciento de mujeres y un 48,5 por ciento de varones.

Para la también secretaria de Coordinación y Gestión de la Universidad, "el número de ingresantes por sí mismo no asegura una situación de igualdad en la universidad, y esto no es particular de Rosario, sino del país y la región. A nivel latinoamericano hay una apertura hacia la mujer desde la década del 60, que se profundiza en los 80 y luego se mantiene. Esto muestra que es una institución inclusiva, abierta, pero no significa que sea igualitaria. Esto queda claro al analizar el rol de la mujer en la toma de decisiones y la gestión", apuntó.

Por un lado, la especialista afirma que debe mirarse lo que denomina segregación vertical. "Es un tema más complejo que sólo los ingresos, y dar una respuesta acorde a la realidad requiere observar la institución en su conjunto. La estructura habla. Qué lugar de representación tiene la mujer en los lugares de gestión, docentes, no docentes, acceso a cargos, investigación", indicó. Rojo aseguró que en casi todos esos niveles hay mayoría de mujeres, "salvo en los lugares de decisión, el vértice de la pirámide".

En América

La funcionaria afirmó que "el mismo problema se repite en todas las universidades del continente, no así en Europa. En términos generales, rectoras y vicerrectoras no superan el 12 por ciento. En Argentina, dentro del Consejo Interuniversitario Nacional, que reúne a las 57 universidades del país, hay sólo 5 rectoras y 6 vicerrectoras".

"Al ir bajando de la pirámide, en decanas y vicedecanas el número va creciendo. No hay ninguna limitación jurídica o condicionamiento para que una mujer ocupe esos puestos, porque nos elegimos entre pares, es algo cultural", analizó.

Por otra parte, Rojo sostuvo que debe incluirse una mirada sobre la segregación horizontal. "Las inclinaciones de la mujer hacia ciertas carreras en las que son amplia mayoría tiene que ver con un factor cultural, tanto institucional como de la sociedad, pero puede ser revertido con una posición fuerte de la universidad respecto de su política de atraer alumnos", señaló, tal como anunció a principios de febrero la decana de Ingeniería, María Teresa Garibay.

"¿Por qué una mujer no puede ser ingeniera mecánica, cirujana u obstetra? La mujer también representa el 60 por ciento de los egresos", se preguntó. Otro dato a resaltar que aporta la especialista es la composición de las bibliografías: "El 90 por ciento son autores hombres, y no es que no haya mujeres que escriban", destacó.

En tanto, la magister señaló que algunos de estos aspectos aún deben ser trabajados hacia adentro de la Universidad. "La institución debe tener una política específica tanto en el ingreso como en el transcurso para poder orientar áreas y disciplinas donde se van formando, y la profesionalización de cara al mercado de trabajo", dijo.

Y señaló, por último: "Es cierto que la matrícula de la educación superior está feminizada, pero con eso solo no alcanza. Uno puede tener buenos números, pero si no se tienen políticas institucionales que trabajen sobre el tema, la estructura, que es sumamente importante, puede no ser igualitaria".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario