La Ciudad

Los múltiples factores que determinan que el río evidencie un caudal tan bajo

Los cambios en las condiciones de escurrimiento que desencadenan procesos de deforestación; una de las causas más elocuentes

Domingo 27 de Junio de 2021

Los caudales del Paraná, explican Gerardo Riccardi y Pedro Basile, ingenieros civiles, docentes e investigadores de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Rosario, se originan mayormente a partir de las lluvias que se producen en las cuencas tributarias del Alto Paraná (Brasil), el río Iguazú (Brasil y Argentina) y el río Paraguay (Paraguay, Argentina y Bolivia).

Las lluvias que se producen en esas zonas generan la mayor parte del volumen de agua que escurre por el tramo argentino del río, desde Corrientes hasta el Río de La Plata. A más lluvias, más agua en el Paraná.

“El régimen del río siempre se caracteriza por ciclos y alternancias de crecidas y bajantes, ambos extremos se presentan con diversos grados de severidad y extensión temporal”, destacan y advierten que “cuando se observan las series de los valores de niveles mínimos anuales registrados en los hidrómetros (por cada año se representa el menor valor observado del nivel de agua en el hidrómetro) y la serie de los valores máximos anuales (donde se apuntan los niveles más altos), puede verse que el régimen de extremos máximos y mínimos ha cambiado a partir de 1972”.

Esta transformación, dicen, se hace más significativa “en los valores de niveles mínimos y los caudales correspondientes”, producto de una serie de factores entre lo que se destacan la variabilidad y el cambio climático, los cambios en las condiciones de escurrimiento originados en diferentes usos del suelo que desencadenan procesos de deforestación, prácticas agrícolas intensivas con monocultivos, eliminación de bajos naturales, incendios, canalizaciones no planificadas y clandestinas y la regulación de caudales que realizan presas y embalses. Todo un combo que genera estos efectos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario