La ciudad

Los locales gastronómicos de la Rambla Catalunya atraen a los inversores

Ocho empresarios gastronómicos de la ciudad se presentaron a la licitación para explotar dos restaurantes, tres bares y un minimercado en la Rambla Catalunya.

Jueves 12 de Julio de 2018

Ocho empresarios gastronómicos de la ciudad se presentaron a la licitación para explotar dos restaurantes, tres bares y un minimercado en la Rambla Catalunya. Sólo uno de esos espacios, el bar Hemingway, se quedó sin oferentes y deberá volver a licitarse. Ahora comienza una carrera para que los emprendimientos puedan abrir sus puertas antes de comienzo de la temporada de verano, el próximo 1º de octubre.

Los sobres con las ofertas para explotar comercialmente los bares de la ribera norte se abrieron ayer al mediodía en las oficinas de la Empresa del Estado Municipal Costanera Rosario.

En total, se presentaron ocho oferentes para hacerse cargo de los seis locales comerciales instalados sobre la arena de las playas públicas.

Si bien no trascendieron los nombres de los oferentes, se conoció que todos eran de empresarios de la ciudad, con experiencia en el rubro gastronómico.

El minimercado instalado cerca de la bajada de kayaks fue el que más interés sumó: tres firmas se presentaron como interesadas en explotarlo. El bar Chulavista, sobre la bajada Gallo, sumó dos ofertas.

El resto de los espacios —Rambler, Serena y Kingston Roots— recibió una propuesta cada uno. Sólo la licitación de Hemingway quedó desierta, por lo que se resolvió volver a ofrecer ese espacio.

Para el presidente de la empresa del Estado Municipal, Lucas de la Torre, la cantidad de ofertas recibidas es un dato alentador. "Tenemos mucha expectativa en que estas propuestas puedan tener un buen destino, pensando en el servicio que podremos brindar la temporada que viene y, sobre todo, en la continuidad laboral de los trabajadores de estos bares", sostuvo y destacó que las ofertas económicas resultaron "bastante superiores" a los mínimos planteados por los pliegos de licitación (un canon de $ 35.000 por mes en temporada alta y $15.000 en la baja, para los locales más grandes).

Todos los empleados venían de la anterior concesión de los bares y uno de los requisitos de la licitación fue que conservaran su puesto.

Con historia

Los bares de la rambla Catalunya estuvieron durante décadas a cargo del empresario Mario Cornaglia. A finales de octubre, el municipio anunció la caducidad de la concesión de los locales, después de que quedaran envueltos en una denuncia por robo de electricidad.

Los emprendimientos quedaron bajo la órbita de Costanera Rosario durante el verano. El lunes pasado se resolvió cerrarlos hasta que se encuentren nuevos dueños.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario