La ciudad

Los grandes locales siguen con el aire acondicionado a full y las puertas abiertas

Hay una norma del 2015 que lo prohíbe, pero muchos incumplen en el centro. Schmuck quiere saber si la Intendencia los viene sancionando.

Miércoles 17 de Enero de 2018

Aunque tanto la Municipalidad como la provincia se esfuerzan por promover distintas formas de ahorro energético, en Rosario buena parte de los comercios céntricos hacen caso omiso de la normativa y, con sus acondicionadores de aire a full, mantienen las puertas abiertas de par en par. Todos los últimos días de calor, ayer incluido, con el termómetro a 31º, la mayoría de los grandes negocios de la peatonal Córdoba dejaban escapar el fresco sin que a nadie le pareciera raro. Es más, mucha gente se agolpaba adelante simplemente para encontrar un respiro. A tal punto se incumple la ordenanza 9.375, que obliga a "disponer de un sistema de cierre automático de puertas" para evitar "el despilfarro energético por pérdidas al exterior" de los sistemas de calefacción y refrigeración, que en la recorrida que La Capital hizo ayer para confirmarlo habría sido más breve consignar los locales en regla que los infractores.

Basta recorrer cualquier calle del microcentro, pero en especial la peatonal Córdoba, para advertir que los incumplidores consuetudinarios se reiteran: suelen ser grandes locales, en su mayoría integrantes de cadenas comerciales a nivel nacional.

En cambio, a partir de la ordenanza impulsada por el entonces concejal Sebastián Chale y la aún en funciones María Eugenia Schmuck, los negocios más pequeños y las galerías comerciales se acogieron a la norma e instalaron cierres automáticos o simplemente empezaron a entornar la puerta. Dado el costo de la electricidad, incluso por conveniencia propia.

Normativa

La norma, aprobada el 26 de febrero de 2015, obliga a los locales con salida a la calle a "disponer de un sistema de cierre automático de puertas" para "impedir" que permanezcan "abiertas permanentemente, con el consiguiente despilfarro energético por las pérdidas de energía al exterior".

A los que no se encuadraran, la norma definía que serían penados con multas, en ese entonces a razón de 30 pesos por metro cuadrado, y, en caso de reincidencia, clausuras de hasta 90 días.

El cumplimiento la norma empezó a exigirse recién promediando el verano pasado, cuando se notificó a varios centenares de negocios que mantenían sus puertas abiertas con el aire acondicionado al máximo y se los amenazó con sanciones.

Sin embargo, también este enero muchos locales parecen inmunes a la exigencia municipal. Por eso, la propia Schmuck presentó un pedido de informes al municipio para que precise qué controles y sanciones se han formalizado hasta ahora a los incumplidores.

La edila se mostró convencida de que se siguen viendo "algunos locales, fundamentalmente de venta de electrodomésticos o indumentaria, con puertas abiertas y los aires acondicionados a temperatura muy baja", por lo que el Estado debería "promover un consumo responsable" de la energía.

Y a quienes no cumplan, multarlos. Para ello habrá que actualizar los montos, que ahora deberían ir de 8 mil a 25 mil pesos, según las dimensiones del local.

"Muchos comerciantes y vecinos que utilizan la energía responsablemente sufren cortes en el suministro" y tienen "como consecuencia enormes pérdidas en mercaderías y artefactos en sus hogares", recordó Schmuck en su pedido a la Intendencia.

Y también sostuvo que, "si bien el aire acondicionado a una temperatura baja con las puertas abiertas puede resultar una medida para atraer clientes, es al mismo tiempo una decisión nociva para el medio ambiente".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario