Eclipse solar

Los fans de la astronomía disfrutaron del eclipse solar en el Observatorio

La institución del parque Urquiza ofreció sus telescopios para que la gente pudiera avistar el fenómeno gratuitamente y sin correr riesgos

Lunes 27 de Febrero de 2017

Ni siquiera el intenso calor de ayer evitó que cientos de curiosos y amantes del firmamento se acercaran al Complejo Astronómico Municipal del parque Urquiza para disfrutar del eclipse anular de Sol, sólo visible desde Sudamérica y el sur de Africa. "Fue una convocatoria increíble: la gente llegó temprano y sin el menor problema se puso a hacer cola para ir subiendo de a diez o quince personas al tercer piso, donde se habían ubicado telescopios de diferentes tamaños", contaron desde el Observatorio. También había otros instalados en la planta baja.

El eclipse pudo verse desde cualquier punto del país, pero el mejor "palco" fue sin dudas la Patagonia (ver página 18). El fascinante fenómeno comenzó a las 9.27 y se extendió hasta poco después del mediodía, pese a que la fase anular, en la que mostró un anillo de luz cuando la Luna se ubicó exactamente frente al sol, empezó a las 10.43 y duró 54 segundos.

Aunque distintos especialistas habían advertido sobre los riesgos de observar el eclipse anular sin instrumentos dotados de filtros adecuados, hubo muchos desobedientes que apelaron a lentes negros, máscaras de soldar, películas fotográficas y hasta radiografías para poder mirar el fenómeno.

Los más responsables respondieron a la invitación del Observatorio Municipal, que abrió sus puertas gratuitamente a las 9 para que chicos y grandes pudieran disfrutar del evento astronómico.

Según fuentes de la institución, no menos de doscientas personas —con una mayoría de jóvenes— se dieron cita en el lugar para poder utilizar los telescopios. Después de la observación pudieron recibir información más detallada y folletería en la climatizada sala Copérnico.

Desde el Observatorio explicaron que un eclipse de Sol se produce cuando la Luna pasa entre esa estrella y la Tierra, proyectando su sombra sobre el planeta.

Cuando al ocultar el disco solar la Luna deja un anillo brillante a su alrededor, el eclipse se denomina anular.

En rigor, la fase propiamente anular sólo pudo observarse desde una franja "relativamente estrecha" del océano Pacífico sur, el sur de Chile y sur de Chubut, océano Atlántico y la parte central del sudoeste de Africa.

En Rosario, en cambio, el fenómeno se apreció como un eclipse parcial, con una duración de dos horas y 48 minutos. Para los fanáticos de la astronomía fue más que suficiente.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario