La ciudad

Los espejos que mejor reflejan a los rosarinos

Son 22 hombres y mujeres de la ciudad que se destacaron por el brillo y el compromiso personal con que asumieron sus actividades durante el año 2007.  Antes de volverse noticia ya eran referentes. 

Domingo 16 de Diciembre de 2007

Por el compromiso, la solidaridad y la entrega con que asumieron sus actividades, lograron destacarse entre la trama cotidiana de la ciudad. Hombres públicos y anónimos que mucho antes de ser noticia fueron referentes por sus ideales y sus acciones. Son los 22 rosarinos que para La Capital son los personajes del año.

Durante la ceremonia de premiación hubo aplausos, emoción y brindis. Saludos fraternales y de reconocimiento mutuo. Como testimonio de la distinción recibieron un cuadro enmarcado en plata con una reproducción de la primera prensa donde se imprimió La Capital, que este año celebró su 140º aniversario junto a Rosario y a la región. Es justamente en esa unión donde abrevan los reconocimientos que hace el Decano de la Prensa Argentina y que este año ya cuenta con una revista de 140 biografías sobre la historia cercana de la comunidad.

La convicción y la fuerza de cada testimonio se apoderaron del auditorio y lograron convertirse en el común denominador de las 22 vivencias premiadas. "Estoy apabullado por los méritos de quienes me precedieron", dijo Francisco Eugenio Pesado Castro, cuya empresa fue reconocida por ser la única de Argentina que recibió el mayor galardón por parte de Volkswagen mundial en Wolfsburg, Alemania. Esas palabras reflejaron el espíritu que reinó durante la ceremonia: la admiración y el respeto por el trabajo de los otros, por más de que cada uno de ellos, a la vez, haya sido merecedor de la distinción.

Convocados por la conductora del acto, Mariela Spirandelli, representantes del arte, las ciencias, la industria, la política, la educación, el deporte y la acción comunitaria desfilaron por el escenario. Desde La Capital, los encargados de entregar los premios fueron Orlando Vignatti, presidente del Comité Editorial; Jorge Levit y Ricardo Petunchi, secretarios de Redacción; Gad Fidel Kinori, gerente de Recursos Humanos, y Silvio Micozzi, gerente de Administración.

El acto se realizó en el Museo Diario La Capital y nadie faltó a la cita. Estuvieron los rosarinos que llegaron desde Buenos Aires y que no dudaron ante la convocatoria, como el guionista Marcelo Camaño y la modelo Liz Solari; y también el flamante gobernador Hermes Binner, a pocas horas de asumir en Santa Fe; el intendente Miguel Lifschitz, que se hizo tiempo dentro de la vertiginosa agenda que lo distingue, y el presidente de Central, Horacio Usandizaga, que por un rato se olvidó de la situación financiera y la búsqueda de refuerzos del club. El encuentro incluyó saludos, champán, fotos y hasta autógrafos.

Además de algún que otro teléfono escrito a último momento, como el que le pasó el actor Carlos Resta a Camaño, quien desde libretos como "Montecristo" y "Televisión por la identidad" abrió un espacio de ficción-compromiso que triplicó las consultas que recibió Abuelas de Plaza de Mayo.

A la hora de fundamentar las distinciones hubo un rubro muy particular: las Cartas de los Lectores del diario. A través de las mismas no sólo se formó la pareja de Nanci Medina y Pablo Giménez, quienes anoche dieron el "sí" en el altar, sino también el refugio Sol de Noche en el que decenas de personas en situación de calle hicieron frente al frío, después de que Elisabet Báez movilizó la conciencia de los rosarinos a través de un pedido en las cartas.

"Cada vez necesitamos motivos más fuertes para ser solidarios", dijo a su turno el médico y humanista Efraín Hutt, al recibir su premio. Aunque a Nicolás Morris sólo le haya hecho falta que su hermano Dylan, de 12 años, lo necesitara para donarle parte de su hígado. Tampoco dudó el oficial de policía Séptimo Gerlo al rechazar la mitad de un botín de 200 mil dólares por el que llevó a la cárcel a un grupo de delincuentes, mérito que extendió a la patrulla que lo acompañaba en aquel momento.

La misma responsabilidad sintió el flamante gobernador Hermes Binner cuando al ser distinguido dijo el jueves que "en apenas 48 horas de gestión mucho no tenía para reseñar, pero que aceptaba con gusto que le señalaran errores y nuevos puntos de partida". Igual adhesión pidió Horacio Usandizaga, quien miró al intendente Lifschitz y remarcó que "incluso los hinchas más distinguidos tendrán que ir a la cancha para alentar a Central".

Rápido de cintura, Lifschitz asintió sonriendo, expresión que lo acompañó toda la noche. No era para menos, le tocó un lugar en primera fila, junto a la bella Liz Solari. La modelo derrochó simpatía y se fotografió con todos los premiados. "Agradezco la distinción y el asiento en el que hubieran querido estar todos los hombres esta noche", bromeó el intendente. Sobre el final de fiesta, las palabras de Carlos Resta volvieron a cobrar sentido: "Qué bueno que es ser rosarino".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario