La ciudad

Los efectos de la superpoblación de embarcaciones

Con el fuerte crecimiento de las personas que se acercan a la isla, se duplicó la cantidad de lanchas y kayaks que transitan el Paraná.

Domingo 21 de Enero de 2018

Con el gran crecimiento de personas que se acercan a la isla, también se incrementó el número de embarcaciones (ya pasan las 30 mil y se duplicó la cantidad que había hace siete años), porque muchos deciden cruzar por su cuenta en lanchas o kayaks en lugar de utilizar los servicios de taxi acuático. "La gente de Rosario se dio cuenta de que tiene el río enfrente", comenta el Gringo del parador Los Pagos. Pero esta explosión no fue gratuita: empezaron los problemas por la superpoblación que soporta el río, en especial los fines de semana.

"Hay mucha gente inexperta que no respeta las normas básicas de convivencia náutica. Antes el que tenía embarcación era el que conocía. Ahora hay mucho novato. Un día en la zona del Puntazo saqué tres pibes que se habían dado vuelta, y el río ni siquiera estaba picado. La gente es muy confiada y se manda sin conocer", cuenta Leandro, que hace 17 años cruza el río en kayak.

Sin embargo, todos coinciden en que el mayor problema son las lanchas. "Son los peores. Te tiran la lancha encima, dejan mugre en el río, no respetan cosas básicas como ir despacio si hay kayakistas, o no navegar a menos de 50 o 100 metros de la costa", agrega. El Gringo lo ve de la misma manera: "Prefectura no cumple con lo que tiene que hacer, le están dando el carné a cualquiera sin fijarse si sabe manejar una lancha. Tendría que tener requisitos similares a los de un auto".

Consumo

Otro factor que forma parte del problema es el gran consumo de alcohol que se da en los paradores y sobre las embarcaciones. Los guardavidas del lado rosarino advierten que la gente vuelve en estado de ebriedad de la isla, a bordo de kayaks o piraguas. Como no deberían salir a navegar en esas condiciones, muchas veces tienen complicaciones, como que se les de vuelta la embarcación o se les llene de agua, y deben ser rescatados por la lancha del Sindicato de Bañeros que está en la Rambla Catalunya.

"El consumo excesivo de alcohol es impresionante. Ahí sólo está la Prefectura que controla (dentro del Operativo Verano), pero no llega a hacerlo en todas las embarcaciones porque el parque náutico en Rosario ha crecido mucho. Se vuelve incontrolable", comentó uno de los guardavidas que participa de los rescates.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario