La ciudad

Los comerciantes apuntan a poner en valor el área en el Paseo del Siglo

Impulsan mejoras en veredas e iluminación, y el rescate de los sitios históricos de la zona de Oroño, Paraguay, Rioja y San Lorenzo

Sábado 22 de Julio de 2017

Es una de las zonas más emblemáticas de la ciudad. Reúne algunos de los principales edificios históricos y casonas señoriales, además de dos espacios que son un ícono: las plazas San Martín y Pringles. Aprovechar esa impronta del Paseo del Siglo y poner en valor el área para relanzarla como centro comercial a cielo abierto es la propuesta que los comerciantes y empresarios del sector se propusieron hace dos meses y en la que vienen avanzando, a un paso de lanzarla oficialmente. "Ya estamos pensando en cuál será la fecha y la movida que se montará como «carta de presentación»", contó Silvia Bozzi, titular del Video Premier, de Santa Fe 1663 y a la cabeza del proyecto. Una forma también, admitieron, de intentar romper con la caída del consumo que sufre el comercio desde hace más de un año y medio, según datos de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came).

   Delimitado por Oroño, Paraguay, Rioja y San Lorenzo, y con cerca de 500 locales estimados en esa área, se trata de un sector que tuvo intentos de agruparse como comercial y que en los últimos años, fundamentalmente sobre Santa Fe y San Lorenzo, quedó "muy afectado por el impacto que tuvo la implementación de los carriles exclusivos para el transporte", explicó Bozzi.

   Ahora, pasado un tiempo, van por un nuevo intento. "Es una zona emblemática después del centro histórico de la ciudad, que necesita volver a su momento de esplendor, porque además reúne edificios que son todo un ícono", insistió Bozzi, y aclaró: "No se trata de una propuesta comercial, sino de darle valor y vida a un sector para que eso también tenga su impacto en el comercio".

Puntos clave

Nada menos que dos de los espacios verdes más tradicionales, como son las plazas San Martín y Pringles, están incluidos dentro de esas manzanas y si bien la primera fue remozada hace poco tiempo, los comerciantes aseguran que "la Pringles necesita remodelación de veredas y puesta en valor, porque está casi abandonada".

   A eso se suman, como edificios históricos, la Facultad de Derecho, la sede local del gobierno provincial, el Museo de la Memoria —ex sede del Comando del II Cuerpo de Ejército— e incluso el Arzobispado; además de las casonas centenarias que a lo largo de Córdoba, desde Oroño hasta Paraguay, son un emblema de ese corredor.

   "A ese perfil histórico de la zona se sumaron en estos últimos tiempos muchos negocios tradicionales, como la panadería Anabel que abrió su nuevo local en la esquina del pasaje Alvarez, además de restobares nuevos como el O'Connell's, que está frente a la plaza San Martín, o marcas tradicionales como Perramus, que tiene ocho locales en la zona. Todo eso también impulsa la zona", recalcó Bozzi.

   Lo cierto es que no son sólo comerciantes los que se están sumando al proceso, sino también vecinos y profesionales que tienen sus oficinas y consultorios en esas calles. "Todos queremos que el Paseo reviva su esplendor", recalcaron, y fundamentalmente trabajan para poner en marcha un plan integral de recuperación.

Mejoras

Un plan de mejoras es el eje del trabajo que los comerciantes pretenden llevar adelante con la Municipalidad, fundamentalmente pidiendo intervenciones en la renovación de las veredas e iluminación.

   "Hay un interés y una energía de los comerciantes, pero también un compromiso de la Municipalidad de hacer su aporte, y eso va a dar buenos resultados", aseguró el presidente de la Asociación Empresaria de Rosario (AER), Ricardo Diab, que también impulsa la propuesta.

   Entre las prioridades, así como las veredas y la iluminación, también está la limpieza que, afirman, "deja mucho que desear" y las mejoras en la plaza Pringles que "lleva años sin intervenirse", indicó Bozzi.

   Sin embargo, más allá de los aportes que buscan de la Municipalidad para estas obras, la comerciante también reconoció que "debe ser un trabajo conjunto con los privados, para que si el municipio mejora el alumbrado público, los locales hagan su aporte mejorando las vidrieras. Eso hará que durante la noche sea un espacio mucho más amigable y transitable".

   La propuesta apunta a atraer a propios y extraños. "Queremos que los vecinos de la zona se sumen, pero también captar a otros rosarinos y que el Paseo del Siglo vuelva a sonar", indicó la mujer, quien lleva más de tres décadas en la zona. Y señaló que en tiempos de caída de consumo y vacas flacas, "estos proyectos son una apuesta para estar mejor".


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS