La ciudad

Los cambios producidos en el Lavadero Americano

Domingo 17 de Febrero de 2019

Con 40 años, 20 de antigüedad en la empresa, 3 hijos, su esposo suspendido en la fábrica en la que trabaja, y el mercado laboral cada vez más constreñido, Karina Prado afirma que "hay que seguir peleándola desde acá adentro" y se pregunta: "Sin indemnización, sin nada, ¿a dónde vamos a ir?".

   La mujer es una de los 25 trabajadores que a fines de 2017 vieron como el Lavadero Americano, industrial para indumentaria, se quedaba sin gas e iniciaba un proceso de vaciamiento que iba camino al cierre, un escenario que los llevó a tomar la empresa y hoy estar trabajando como cooperativa.

   La situación de la empresa, que por entonces funcionaba en Granadero Baigorria, se precipitó sobre el final de 2017, cuando sus empleados salieron de vacaciones. "Ante la falta de respuestas y las idas al Ministerio de Trabajo, nos decidimos por la cooperativa", contó la mujer, quien señaló que, tras la toma que duró desde el inicio de 2018 hasta mayo, volvieron a radicarse en Rosario donde ya están trabajando.

   "No es fácil, hacemos todo lo posible para llevarnos algo y repartimos lo que se puede", contó sin dejar de admitir las dificultades que deben sortear a diario, aunque señalando que "por suerte demanda de trabajo hay". Si bien en principio eran 50 los empleados, indicó que ahora quedan 25.

   "Algunos encontraron algo y se fueron yendo —agregó—, pero otros ya tenemos muchos años, incluso hay gente de 60 que en este contexto no tiene otra chance. Así que acá estamos, seguimos peleándola".

Gomametal sigue con sus empleados de más de 40 años
En plena búsqueda de un galpón donde seguir, los empleados de Gomametal (fabrica productos de caucho por matricería) recibieron su matrícula de cooperativa del Inaes en noviembre y desde enero lograron empezar a facturar.
   Aurelio Cristaldo tiene 60 años y 42 en la empresa, algunos de sus siete compañeros también superan las cuatro décadas en la fábrica y otros llevan más de 30. "Está complicado afuera y más a esta edad", comenta el presidente de la ahora cooperativa.
   La firma siempre funcionó en Seguí 1770, pero ahora tienen que conseguir otro galpón. "El acuerdo fue que ellos nos cedieron la maquinaria, las matrices y los clientes, pero tenemos que dejar libre el inmueble", señala, y apunta que están en plena búsqueda.
   Desde siempre allí fabrican productos de prensado en caucho por matricería, fundamentalmente respuestas para la industria láctea, la construcción, maquinarias agrícolas y el ferrocarril. El trabajo está, dice el hombre, y señala que cuentan entre los principales clientes a La Serenísima y empresas ferroviarias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});