La ciudad

Los animales silvestres invaden la ruta a Victoria en busca de tierra firme

De acuerdo a una recorrida de La Capital, en algunas zonas podían verse ayer ejemplares muertos y devorados por las aves carroñeras, que literalmente se adueñaron de las banquinas.

Sábado 02 de Agosto de 2014

La imagen del carpincho muerto, mitad comido, a la vera de la ruta, y unos 30 caranchos al acecho, resultaba ayer impactante, y era además toda una postal de la conexión vial entre Rosario y Victoria. Es que, con la crecida del río y la falta de tierra firme, los animales silvestres avanzan sobre la ruta, y encuentran la muerte al querer cruzar la cinta asfáltica. Las aves hacen el resto y dejan ese panorama.

El problema se viene dando desde que comenzó la crecida, hace un mes, pero se acrecentó los últimos días, cuando ya casi no quedó suelo en las islas. Allí se ven por tramos espejos de agua que se prolongan a veces hasta el horizonte, y el poco ganado que queda se apelotona en pequeñas islas de tierra, donde los animales son dejados por sus dueños.

La Capital recorrió ayer parte de la traza. Lo más llamativo fue ver una inmensa cantidad de aves de rapiña al costado del camino, siempre a la espera de alguna presa, y en algunos casos terminando de devorar en las banquinas lo poco que podía quedar de un animal muerto.

Postal de la crecida. "Los estamos sacando todo el tiempo, salen del agua y buscan la tierra firme, pero muchas veces se quedan en el camino porque se los llevan puestos los autos", contó un empleado de Puentes del Litoral que custodiaba desde un utilitario de la empresa uno de los rulos de retorno que permiten desandar la ruta.

En medio de una niebla espesa que reducía la visibilidad, por momentos podía avistarse el cuerpo muerto de algún ternero, semitapado por el agua, siempre con un carancho arriba. Y en el kilómetro 22 lo poco que quedaba de una nutria seguía siendo presa de las aves carroñeras. Incluso, podía verse cómo las nutrias nadaban en el agua, que llega hasta los alambrados, viendo si podían encontrar un lugar seco donde meterse. Vacas y caballos caminaban mientras tanto con las patas tapadas por el agua.

El panorama se complementaba con la imagen de algunas construcciones isleñas semisumergidas, y con pescadores y baqueanos en botes o a caballo recorriendo los campos anegados.

"Conducir a la defensiva". "Existe toda una fauna natural en el valle de inundación que cuando sufre la presión del agua busca tierra firme. No es tan usual, no están permanentemente presentes, pero en algunas situaciones intentan cruzar la ruta", explicó a este diario Edgardo Tulio, representante técnico de Puentes del Litoral.

El profesional llamó a "conducir a la defensiva, máxime en estas rutas que no son autopistas". Y dijo que la empresa entrega folletos alertando sobre la posible presencia de animales sueltos, además de los carteles de advertencia y el refuerzo de patrullajes".

Mientras tanto, la firma concesionaria del peaje envió notas a los propietarios de tierras linderas para que saquen el ganado de las islas. "Se hizo apenas empezó el alerta por la crecida, la mayoría de los animales fueron retirados, pero todavía quedan algunos que son alimentados por sus dueños en la misma isla, un escenario que tampoco es el ideal", afirmó. Lo que se intenta es no volver a repetir el desastre de 2007, cuando una inundación dejó un tendal de ejemplares muertos en tierras entrerrianas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS