La ciudad

Los amigos de Orellano exigieron justicia por su muerte

Se movilizaron ayer desde La Fluvial, donde el joven había ido a bailar el domingo pasado, hasta el Monumento, donde estaba el presidente.

Viernes 28 de Febrero de 2020

Fueron muchos, decenas, los amigos de Carlos Orellano que llegaron ayer a la Estación Fluvial. Fueron a pie, en moto, en bicicleta y soportaron los 34 grados que no dieron paz. Agitaron la bandera de la cancha, del amado Rosario Central de "Bocacha", como le decían a Orellano. Era un gran velorio sin el cuerpo, una forma de que la tribu enterrara a su muerto. "Bocacha Presente"; "Justicia"; "Lo mató la policía", se leyó en las pancartas.

"Bocacha" fue a bailar a "Mr Ming", en un extremo del predio de la Fluvial, el domingo a la noche. En la madrugada del lunes, según dicen los abogados de la familia, fue golpeado por personal de seguridad del boliche y desapareció del lugar. El miércoles por la tarde su cuerpo emergió en el Paraná, a metros de la disco.

Una hipótesis de trabajo para la Fiscalía es que pudo haber sido golpeado y arrojado al río. La investigación llevada adelante por el fiscal Patricio Saldutti intentará determinar quién lo agredió y por qué su cuerpo estuvo dos días en el río. Para eso se relevaron cámaras de vigilancia, se tomaron declaraciones a los doce custodios que trabajaron esa noche en "Ming" y a dos policías que realizaron adicionales. Una de ellas avisó al 911 sobre la caída de un hombre al río.

Ayer todos rodeaban a Edgardo Orellano, el padre que aún no enterró a su hijo. Lo abrazaban, le hablaban por lo bajo y el respondía como podía. Pasaron tres días en que, según contó, no comió ni durmió. "Tomo agua por que si no, me sube la presión", comentó al pasar. Desde las 13 a las 16 los amigos de Bocacha se quedaron bajo ese sol implacable mientras agitaban las banderas.

El abogado de la familia, Salvador Vera, dio un giro a la investigación y aseguró: "Por las contradicciones en la declaración de distintos testigos podemos asegurar que la mujer policía que avisó al 911 de la caída de un hombre al río participó en los hechos. Al menos dos policías y un patovica fueron los que le pegaron a Orellano. Trabajamos con dos hipótesis; la primera es que lo sacaron del lugar y lo acorralaron sobre la baranda. Otra hipótesis es que le pegaron y él se desmayó, lo ingresaron nuevamente al boliche y hay un período de tiempo que no es claro que pudo suceder, y luego alguien lo tiró al río".

En el caso de que la situación se hubiera dado entre los custodios y Orellano sería un delito "entre privados", explicó el abogado. Pero con esta nueva hipótesis en la que "al menos dos policías golpearon a Orellano" pasa a ser un caso de violencia institucional. "La carátula será homicidio", arriesgó Vera.

A las 16, unas 500 personas fueron desde la Fluvial al acto que el presidente encabezaba frente al Monumento. Se acercaron a la valla y volvieron a entonar cantos como "Se siente Bocacha esta presente".

Delante del palco principal una pantalla mostraba una frase conmemorativa: "2020, la Bandera nos une" y los amigos de Bocacha mostraban su bandera, la de Central, la que flameó durante todo el día a orillas del río. "Estamos aguantando los trapos, aguantando a Bocacha", dijo un amigo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario