La ciudad

Llegan nuevas bombas extractoras de agua a Assa

Las tareas de recambio de los equipos reúnen complejidad, ya que deben efectuarse sin afectar el abastecimiento a más de un millón de habitantes de Rosario y localidades vecinas.  

Sábado 06 de Junio de 2015

El gobierno provincial, a través Aguas Santafesinas S.A., reemplazará dos grandes bombas extractoras de agua del Paraná, ubicadas en la planta potabilizadora de barrio Arroyito, que llevan más de 50 años de funcionamiento ininterrumpido. Con las nuevas bombas, de última generación y una capacidad entre 3.000 y 5.000 metros cúbicos por hora cada una de ellas, se renovará un 25 % de la capacidad de captación de agua, agregando confiabilidad a la producción.

   El ministro de Aguas, Servicios Públicos y de Medio Ambiente, Antonio Ciancio, recorrió la planta para supervisar la marcha de los trabajos y destacó que “esta acción forma parte de las políticas de fortalecimiento de un servicio esencial que ha encarado esta gestión de gobierno, y que tiene su mayor exponente en el Acueducto Gran Rosario (Acgro), que complementará el trabajo de esta planta de Arroyito”.

   Así, destacó que “hasta este momento las antiguas bombas fueron mantenidas por los técnicos y operarios de la empresa, lo cual demuestra la capacidad que tienen para hacer funcionar mecanismos de una tecnología de mediados del siglo XX”.

   Ciancio también destacó que “en el marco del Programa de Acueductos, no solamente compramos bombas para esta planta, sino también para la nueva planta potabilizadora del Acueducto Gran Rosario y para la estación C, ubicada en Dorrego y Ocampo, que abastece al sur de la ciudad y a Villa Gobernador Gálvez. Los nuevos conjuntos de bombas le van a dar más confiabilidad al sistema actual y por supuesto nos van a ayudar a prepararnos para setiembre, cuando pongamos en marcha el nuevo sistema del Acgro”, indicó.

El reemplazo. Las tareas de recambio de los equipos reúnen complejidad, ya que deben efectuarse sin afectar el abastecimiento a más de un millón de habitantes de Rosario y localidades vecinas.

   Se prevé realizar la operación de reemplazo de uno de los artefactos en la segunda quincena de julio, teniendo en cuenta la menor demanda de agua potable propia de la temporada invernal.

   Los equipos a renovar, dada su antigüedad, sufren roturas que afectan la capacidad de extracción de agua que tiene el establecimiento, con directas consecuencias sobre la producción y el servicio a los usuarios.

   Los componentes de las antiguas bombas se destinarán a armar un stock de repuestos para las que seguirán en servicio, como otra instancia de confiabilización del sistema.

   Según se destacó, la inversión total entre equipos y nuevas instalaciones es superior a los 22 millones de pesos.

   Si se toman en cuenta las ampliaciones y mejoras realizadas por la actual gestión desde el año 2008, la inversión total en la planta potabilizadora de Arroyito supera los 70 millones de pesos, asumidos en su totalidad por el Gobierno de Santa Fe.

   Las nuevas bombas fueron fabricadas en México por la empresa de origen alemán Ruhrpumpen. En tanto, los motores fueron fabricados por la empresa de capitales chinos ABB.

   Cada uno de los conjuntos completos de bombas y sus respectivos repuestos disponen de una capacidad de bombeo de cinco millones de litros por hora, con una potencia de 550 HP y pesan más de 13 toneladas.

   Para poder poner en funcionamiento los nuevos equipos son necesarias obras civiles y eléctricas. Con este fin se construyeron las salas que contendrán los sistemas de arranque y protección de los motores que accionan las bombas.

   También están en plena ejecución las obras eléctricas para la provisión de energía y cabina de comandos de los nuevos equipos de bombeo.

Filtros. En la planta potabilizadora de Arroyito el año pasado se sumaron dos nuevos filtros a los tres existentes. Tienen una capacidad hidráulica de 1.280 m3/h cada uno, semejante a los filtros existentes.

   Esta acción forma parte de las medidas de mejora continua que lleva adelante Assa para su proceso de potabilización, con el objetivo de mantener los parámetros de calidad establecidos para las aguas potables.

   La planta de Rosario fue la primera potabilizadora del país en incorporar el nuevo sistema WSP de control a distancia.

   Otra mejora introducida fue un nuevo edificio para depósito de insumos químicos, destinado al resguardo de cloro, cal y carbón activado y se realizó la obra de confiabilización eléctrica ejecutada en conjunto por Assa y la Empresa Provincial de la Energía (EPE), la cual consistió en la instalación de una doble alimentación simultánea de energía.

   Así, ante eventuales fallas en el suministro de energía eléctrica, la Planta Potabilizadora puede continuar prestando servicio sin que se produzca una interrupción total del mismo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS