La ciudad

Lifschitz reclamará a la presidenta que LAN siga volando desde Rosario

El intendente Miguel Lifschitz anunció ayer que solicitará una audiencia con Cristina Kirchner para gestionar "con seriedad" la continuidad de los vuelos de LAN desde Rosario. "Creo que la presidenta nos dará la razón...

Jueves 13 de Octubre de 2011

El intendente Miguel Lifschitz anunció ayer que solicitará una audiencia con Cristina Kirchner para gestionar "con seriedad" la continuidad de los vuelos de LAN desde Rosario. "Creo que la presidenta nos dará la razón porque está en sintonía con la idea de un país federal", destacó. Esa fue la reacción del socialista tras enterarse a través de La Capital de la decisión nacional de no prorrogar el permiso a la compañía aérea, cuya cautelar vence el 16 de noviembre próximo. Para el gobernador electo Antonio Bonfatti, si la Casa Rosada quiere solucionar el conflicto mediante Aerolíneas Argentinas, sus salidas internacionales deberían despegar desde Fisherton.

Lifschitz y Bonfatti encabezaron la respuesta del municipio y la provincia a la Nación por su negativa a extender el permiso para que LAN continúe operando la ruta Rosario-Lima y, desde allí, conecte con otros destinos, más allá de las resoluciones judiciales. "Hacerlo implicaría violar tratados internacionales", plantearon desde el gobierno nacional.

"Hasta ahora, los únicos que pusieron la cara fueron funcionarios nacionales de tercera línea, pero creemos que es un problema que tiene que analizar la propia presidenta", sostuvo el intendente, tras lo cual confirmó su intención de gestionar cara a cara con la jefa del Estado una salida al conflicto.

"Vamos a pedir una audiencia con la presidenta y con el ministro (de Planificación Federal, Julio) De Vido, no para estos días pero seguramente para después de las elecciones, para encarar con seriedad el tema", precisó Lifschitz en diálogo con La Ocho.

Para el intendente, la eventual caducidad de los vuelos de LAN desde la aeroestación rosarina hacia Perú "es un avasallamiento a la autonomía municipal, al federalismo, una discriminación hacia Rosario y Santa Fe".

Según Lifschitz, Rosario es, después de Buenos Aires, la ciudad desde la cual sale la mayor cantidad de pasajeros al exterior, razón por la cual tiene "derechos y fundamentos para exigir que siga el vuelo" a Lima. Y advirtió: "Vamos a continuar batallando en todos los frentes, el político, el judicial y las gestiones institucionales".

En la Gobernación, Bonfatti salió al cruce de la alternativa que sugirió la Casa Rosada respecto de Aerolíneas Argentinas.

"Cuando se plantea que tenemos que volar por Aerolíneas Argentina, nos parece fantástico. Pero que la empresa venga a Rosario, y no para llevarnos a Ezeiza. Porque aquellos que deben viajar al exterior siguen perdiendo muchas horas al tener que ir al embudo de la ciudad de Buenos Aires", indicó el ministro de Gobierno.

Por eso estimó que "lo prudente o necesario para Rosario es que existan líneas aéreas que puedan salir al exterior desde Fisherton".

El gobernador electo puso luego como ejemplo lo que ocurre con la panameña Copa. "La empresa está en acuerdos internacionales y no se le da la autorización. En torno a este problema, nos dicen desde la Nación: «Queremos que vuele Aerolíneas Argentinas». Perfecto, pero que lo haga desde Rosario porque a nadie le agrada trasladarse a Ezeiza y esperar tantas horas en un aeropuerto".

Por su parte, el presidente del directorio del aeropuerto, Raúl Garo, no ocultó su malestar frente a la información publicada por este diario. "La verdad es que los argumentos que se plantean desde Nación para negar el permiso a LAN suenan a excusas", aseveró, tras lo cual indicó que "hoy, a las 13, habrá un nuevo encuentro multisectorial en la Federación Gremial de Comercio e Industria "en defensa de la conectividad de la ciudad y para definir estrategias concretas en el corto plazo".

Garo adelantó que, en lo inmediato, enviará una nota formal a Alejandro Granados, director de la Asociación Nacional de Aviación Civil (Anac), para concertar una entrevista personal en la cual el directorio del aeropuerto reclamará la autorización para que la compañía de capitales chilenos siga volando desde Rosario.

Más obras, ¿menos vuelos?

En paralelo a la polémica vinculada con la continuidad de los vuelos de LAN desde Rosario, el gobierno nacional debe adjudicar en los próximos días una nueva obra para el aeropuerto rosarino. Con un presupuesto oficial de 31 millones de pesos se rehabilitará el pavimento de hormigón de la pista, se ensancharán los márgenes y habrá nuevas canalizaciones para balizamiento. El proyecto propone, además, la construcción de una segunda planta superior exclusiva para el área internacional, lo que elevaría al doble el metraje actual.
  El 31 de agosto pasado se conocieron las ofertas en pugna. Según pudo saber este diario, firmas locales y de la ciudad de Mar del Plata siguen en carrera. “Calculamos que en pocos días más se conocerá el adjudicatario. La definición está en manos del Orsna (Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos)”, indicó el jefe de la aeroestación rosarina, Raúl Garo.
  El funcionario explicó que las obras, cuyo plazo de ejecución es de 270 días, será financiada por el ente nacional mediante un fideicomiso creado con partidas a distribuirse entre todas las aeroestaciones que no fueron privatizadas durante la década pasada.
  Garo aclaró que la suerte de la licitación en curso “no depende de la continuidad o no de LAN o de Buquebús, más allá de que el aeropuerto tendrá mejores condiciones para sus operaciones y, tal vez, menos vuelos”, de concretarse la suspensión de la ruta a Lima.

De segunda

Para el presidente de la comisión de Transporte de la Cámara de Diputados de Santa Fe, Pablo Javkin, “la conexión a Ezeiza para los vuelos internacionales coloca a Rosario como una ciudad de segunda, mientras que Córdoba sí tiene salidas al exterior”. Según el legislador, es “un castigo” al aeropuerto local por no haber sido privatizado”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario