La ciudad

Lifschitz quiere que los servicios de agua y luz sean municipales

Con un discurso de casi dos horas en las que no se detuvo ni para tomar un sorbo de agua, el intendente Miguel Lifschitz dejó inaugurado ayer el año legislativo en el Concejo Municipal. Lo hizo ante un Palacio...

Viernes 04 de Marzo de 2011

Con un discurso de casi dos horas en las que no se detuvo ni para tomar un sorbo de agua, el intendente Miguel Lifschitz dejó inaugurado ayer el año legislativo en el Concejo Municipal. Lo hizo ante un Palacio Vasallo colmado de público que aplaudió su último discurso ante los concejales tras ocho años de gestión al frente del Ejecutivo. Allí, exigió que Rosario tenga el poder concedente para administrar el agua potable y la energía eléctrica y confirmó que en 30 días se firma un convenio para crear una delegación local del Instituto de la Lengua Española en coordinación con el Instituto Cervantes.
  Pasadas las 11, descendió las escalinatas del pasaje Juramento vistiendo un prolijo ambo negro hasta llegar a Córdoba y 1º de Mayo. Allí lo esperaban las autoridades del cuerpo deliberativo para invitarlo a presidir la apertura de las sesiones ordinarias.
  Fueron casi dos horas en las que repasó sus ocho años de gobierno ayudado de un borrador y ante una tribuna que lo interrumpió con aplausos.

Gracias. Primero fue el turno del reconocimiento al Concejo. “No hubo tema de Rosario que no haya tratado este cuerpo y buena parte de los logros fueron por su labor legislativa”, alabó Lifschitz para repasar obras viales y de infraestructura. Prometió que “el próximo verano todas las unidades del transporte urbano de pasajeros tendrán aire acondicionado”.
  Recordó que al asumir en diciembre de 2003 se puso al frente de una ciudad con el 16,6 por ciento de desocupación, que bajó al 7,8 por ciento actual. Al igual que la mortalidad infantil, que descendió del 11,9 al 9,5 por ciento durante ese mismo periodo.
  También reconoció “necesario” reformular aspectos del Plan Urbano, cuyo proyecto está en el Vasallo.
  Tras recordar “el fracaso y los incumplimientos de Aguas Provinciales de Santa Fe” y su reestatización en 2006 (ahora se están encarando los proyectos de cloacas y la nueva planta potabilizadora), Lifschitz explicó por qué Rosario nunca integró Aguas Santafesinas Sociedad Anónima (Assa). “Fue porque la ciudad debe recuperar su poder concedente, usurpado por el gobierno nacional en 1948, para poder proveer de agua y energía a los rosarinos”, enfatizó al agregar que para ello es necesario “encarar una reforma Constitucional a nivel provincial” que consagre la ansiada autonomía.
  Otro anuncio fue la firma en “no más de 30 días del convenio de colaboración recíproca y patrocinio del Instituto Cervantes para crear en oficinas de la Asociación Mutual de Socorros Mutuos (Entre Ríos y Santa Fe) una sede del Instituto de la Lengua Española.
  “El Instituto estará integrado por el gobierno provincial, el municipio, la Bolsa de Comercio y la Universidad Nacional de Rosario”, explicó Lifschitz al destacar la creación del Centro de Estudios Latinoamericanos Che Guevara. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario