La ciudad

Lifschitz ordenó estrechar el cerco sobre bandas delictivas para quitarles poder de fuego

El objetivo es secuestrar las armas en medio de un espiral de violencia por el control de territorios, que recrudeció tras el fin del juicio a Los Monos.

Jueves 19 de Abril de 2018

En medio de un espiral de violencia que volvió a poner a Rosario en el centro de la escena, el gobernador Miguel Lifschitz instruyó a las fuerzas policiales que profundicen las investigaciones con el objetivo de quitarles poder de fuego a las bandas delictivas que están dirimiendo el control del territorio. La consigna fue clara: hay que secuestrar las armas y estrechar el cerco sobre un grupo de personas con pedido de captura.

Las directivas fueron escuchadas con atención el martes pasado en la sede local de Gobernación, donde Lifschitz convocó a gran parte de su gabinete, altos jefes policiales y fiscales, con el objetivo de analizar la actual coyuntura de violencia.

La noche anterior, el gobernador le había ordenado a sus colaboradores más cercanos suspender la agenda oficial, que desde la mañana hasta última hora del martes lo iba a tener sumido en una interminable jornada de múltiples reuniones con jefes comunales, diputados y senadores del sur provincial.

Nada de eso pasó. Con la escalofriante imagen de tres cadáveres masacrados a plena luz del día dentro de un auto en Granadero Baigorria y una suerte de pueblada en Roldán luego de un homicidio, la realidad alteró lo que estaba programado.

A primera hora del martes, las llamadas telefónicas entre Lifschitz y su ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, eran intensas. Los dos confluyeron en la sede local de Gobernación. Al encuentro se sumó el fiscal General, Jorge Baclini, al igual que varios ministros, secretarios, jefes policiales y legisladores.

Las reuniones fueron múltiples y se extendieron a lo largo de todo el día. Lifschitz les pidió a sus funcionarios e integrantes del Ministerio Público de la Acusación (MPA) un análisis de lo que estaba sucediendo.

Las voces coincidieron en un hecho puntual: el recrudecimiento de la violencia llegó con el final del juicio a la banda delictiva de Los Monos, el violento grupo que creó un imperio al margen de la ley desde los confines del barrio La Granada, en la zona sur de la ciudad.

A entender de los pesquisas, encarcelados los jefes, "hay segundas o terceras líneas que pretenden ganar espacios y se descuelgan. Buscan quedarse con territorios sin recibir órdenes de nadie y generar espacios de poder a fuerza de mucha violencia".

Desarticular

Según aseguraron a La Capital las fuentes consultadas, el gobernador pidió profundizar las investigaciones que permitan "quitarles poder de fuego a las bandas criminales".

La idea es ir por las armas, ya que en materia de drogas no pocas voces volvieron a alzarse contra la Justicia federal, a la que miran con el ceño fruncido debido a que las múltiples causas por narcotráfico que se tramitan en ese fuero no estarían avanzando con celeridad.

En las reuniones fue clave el intercambio de información con los fiscales, que tienen bajo la lupa a varias personas con pedido de captura que estarían detrás de los grupos que intentar ganar territorios a fuerza de muertes.

Es más, con el foco puesto sobre esas facciones, se adelantó que en los próximos días habrá operativos que buscan secuestrar las armas en distintas barriadas de la ciudad.

Los encuentros que encabezó el gobernador llegaron el día posterior al triple crimen que conmocionó a Granadero Baigorria y horas después de un homicidio en Roldán que terminó con un levantamiento vecinal intentando hacer justicia por mano propia. Los vecinos estaban tan enardecidos que incendiaron el vehículo del presunto autor y pretendieron hacer lo mismo con la vivienda. Para calmar la turba, fue necesaria la presencia de la policía, que los dispersó utilizando balas de goma.

En relación al triple crimen, impresiona la saña con la que actuaron los sicarios, que directamente rociaron a balazos a las víctimas. En el lugar de la ejecución se efectuaron casi 30 disparos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario